Borja Gómez se entrenó en solitario en el gimnasio

C. F.

Logroño. No terminan los males para Borja Gómez, que ha tenido varios procesos de molestias desde que llegó al equipo en este pasado verano. Ahora, un golpe recibido al final del entrenamiento del lunes, que en principio parecía que no iba a tener demasiada repercusión, le ha obligado a pasar por el momento.

El defensa blanquirrojo sufrió un golpe en el gemelo de su pierna izquierda y el martes, ante el dolor que seguía teniendo, se le realizaron unas pruebas cuyos resultados se esperan conocer hoy mismo. Mientras tanto, el central se entrenó ayer en solitario en el gimnasio, siendo tratado también por el fisioterapeuta, José Miguel Martín.

Los demás jugadores se ejercitaron con normalidad, si bien Rayco García dejó de hacerlo mediada la sesión para recibir tratamiento, como prevención para evitar que se le puedan complicar los problemas de isquiotibiales que no le permitieron trabajar el lunes con sus compañeros.

El jugador canario indicaba que se encontraba bien, pero que no le viene mal seguir el tratamiento específico que está llevando a cabo estos días para poder estar a pleno rendimiento el domingo en Gijón.

Iván Aguilar, Ñoño y Arnedo trabajaron con absoluta normalidad. Pablo Espina sufrió un golpe en el pie derecho durante un ejercicio, pero enseguida se reincorporó al trabajo colectivo.

En la sesión del primer equipo también participó el jugador del filial Pablo Bobadilla, que lleva ya unas semanas en el dique seco y trabaja en su recuperación. Ayer estuvo trabajando con el reparador físico Héctor Urquiaga durante más de una hora y media.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos