U.D. LOGROÑÉS

Un mes de baja para Zubiri por su esguince de tobillo

Zubiri, apoyado en el médico y el fisio, sale del campo lesionado./F. DÍAZ
Zubiri, apoyado en el médico y el fisio, sale del campo lesionado. / F. DÍAZ

El defensa blanquirrojo tuvo que dejar el césped en el minuto diez del partido ante el Izarra tras caerle encima del pie derecho un jugador rival

CARLOS FERRERLOGROÑO.

Íñigo Zubiri va a ser baja por el espacio de un mes, después del golpe que sufrió el domingo pasado en el partido contra el Izarra cuando se le cayó encima del pie derecho el delantero centro navarro, Laborda. Zubiri tuvo que retirarse y no eran nada halagüeñas las previsiones que se hacían con respecto a ese golpe que podía suponer una lesión grave.

La resonancia magnética a que fue sometido el jugador el lunes ha dejado ver un esguince de grado III, en su tobillo derecho, que ha dañado el ligamento peroneoastragalino anterior.

Zubiri causa baja para cuatro semanas, como mínimo, y se le va a llevar con sumo cuidado en el proceso de recuperación para que no haya una recaída, debido a que la estructura del tobillo ha quedado bastante dañada. Así, Zubiri no podrá volver al equipo hasta el mes de febrero, dependiendo de cómo se haya desarrollado su recuperación. Se le va a ir evaluando a medida que pasen los días y haya empezado a trabajar la zona afectada.

Íñigo Zubiri culpaba únicamente a la mala suerte la lesión que le va a tener apartado de los terrenos de juego hasta bien iniciado el próximo año 2018. El jugador blanquirrojo indicaba: «Se me cayó encima el delantero centro del Izarra, Laborda, y me dobló el tobillo. Fue mala suerte, pero lo cierto es que me hizo mucho daño y tuve que salir ayudado por el médico y el fisio» . Las pruebas que se le han realizado han apreciado ese esguince de grado III, el máximo anterior a la rotura, por lo que se podría decir que incluso ha tenido suerte el de Lodosa.

«Estoy con la moral un poco decaída, porque volvía a jugar después de un tiempo y la lesión viene a romper la posibilidad de seguir en el equipo. Para una vez que juego, la verdad es que he tenido mala suerte. Pero no vale la pena seguir pensando en ello, sino en recuperarme», indicaba el defensa blanquirrojo.

Recuperarse para volver a luchar por el puesto: «Es en lo único que quiero pensar ahora. Trabajar en la recuperación, hacer lo que me indique el cuerpo médico y sentir como va mejorando el pie. Quiero poder volver a pelear por el puesto».

El tipo de lesión que ha sufrido no necesita de refuerzos exteriores para inmovilizar el tobillo, por lo que Zubiri anda sin ningún tipo de adminículo que haga ver el mal que padece el jugador.

«No me han puesto escayola ni tengo necesidad de llevar muletas para caminar. Duele, pero no es necesario el uso de apoyos para poder andar. Tengo que ir con cuidado, pero nada más», indicaba un Íñigo Zubiri que va a tener un duro final de año y mes de enero próximo.

Además, el domingo también saltaron las alarmas en el campo de Las Gaunas cuando se vio a César Caneda abandonar el terreno de juego dos minutos antes de que finalizara el partido. No es normal que se dé esa circunstancia, por lo que había cierto temor a que pudiese haber padecido una lesión o un golpe.

El central blanquirrojo sintió molestias en la zona isquiotibial y, aprovechando que el partido estaba prácticamente finalizado y que el resultado era de 5-2, con tres goles de ventaja, se optó por la mejor solución, que era abandonar el terreno de juego para evitar una posible rotura fibrilar. Caneda se está tratando estos días y volverá con el grupo el día 26 cuando el equipo regresará a los entrenamientos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos