El aspirante silencioso

David Lázaro intenta frenar a Rayco, en Tudela. :: fernando díaz/
David Lázaro intenta frenar a Rayco, en Tudela. :: fernando díaz

El Tudelano propone un fútbol clásico en su dibujo e ideas, en el que evita siempre que puede jugar en su campo

M.G. LOGROÑO.

Quizá la marcha del Tudelano no sea tan vistosa como la de otros equipos, quizá no tenga tanto nombre, pero su temporada le está permitiendo mantenerse al acecho de las cuatro primeras plazas jornada tras jornada. Equilibrado en sus números, los empates frenan su ascensión, porque en derrotas, seis, está a la altura de los mejores. 43 puntos avalan su forma de entender el fútbol.

Iñigo Valencia cuenta con un bloque muy hecho, muy trabajado, en el sistema defensivo apenas varía ni en nombres ni en dibujo, pero si el ofensivo, aunque sólo en los hombres. El preparador se abona al clasicismo con su 4-4-2, si bien coloca a sus hombres en rombo, con David Lázaro como pilar indiscutible de esa idea.

De las once victorias que ha cosechado hasta la fecha, cinco las ha alcanzado lejos del Ciudad de Tudela. Equilibrio es una palabra que define muy bien su comportamiento, pues reparte por iguales los empates (5 y 5) y las derrotas (3 y 3). Los 21 goles encajados representan una cifra que únicamente mejoran Barakaldo (20) y Burgos (14), mientras que los 31 marcados le sitúan en un segundo grupo de poderosos junto a Real Sociedad o UDL, entre otros. En doce encuentros ha mantenido su portería a cero y únicamente tres equipos le han metido dos goles o más: Gernika (2), Mirandés (3) y Real (4). En el resto de partidos, un gol en contra o ninguno. A esos datos tan contundentes suma otro que no pasa desapercibido: marca más goles como visitante (18) que como local (13), quizá por aquello de ceder el balón y robarlo en campo del adversario.

Su zaga apenas varía, aunque puede alternar a los riojanos Iñaki Jiménez y Delgado en el lateral derecho y a Barrera y Sergio en la izquierda. Meseguer y Corral son fijos. Todos ellos con la defensa de Lázaro por delante.

A partir de aquí, muchas variantes. Iñaki también puede jugar por la derecha, por delante de Delgado; y Lucho, que también puede irse a la izquierda, desde donde arranca Vega, en ocasiones, con Bravo por el centro (o Ardanaz) y Vélez y Esnaider en punta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos