UD LOGROÑÉS 2 - BURGOS CF 0

La UDL asedia la tercera plaza

Carles Salvador, Rubén Martínez, Arnedo, Caneda, Ramiro y Espina aplauden al público tras ganar al Burgos. :: sonia tercero
/
Carles Salvador, Rubén Martínez, Arnedo, Caneda, Ramiro y Espina aplauden al público tras ganar al Burgos. :: sonia tercero

Los logroñeses sellan su superioridad sobre el Burgos con la victoria y se acercan al Racing La UD Logroñés oferta un amplio argumentario futbolístico que firman Arnedo y Ñoño y suma cuatro puntos vitales

JOSÉ MARTÍNEZ GLERA

Logroño. «Saber ganar es tan importante o más que saber perder», decía Quique Sánchez Flores en estos últimos días. Frase de múltiples variantes escuchada desde hace siglos, aunque unos la entienden y otros no. Alguien que no acudió ayer a Las Gaunas puede pensar que la UD Logroñés ganó ayer porque su primer gol es a balón parado, el segundo lo regala el Burgos (sus dos centrales, «los mejores de la categoría» no estaban en el campo) y, además, cuando más presionaba el cuadro castellano, el árbitro le perjudicó por no expulsar a Santos en su pugna con David Martín, porque a pesar de ir perdiendo, el Burgos tenía a la UDL donde quería. Curioso.

0

0

Más allá de interpretaciones como las de Patxi Salinas, que no esconden la realidad salvo por unos minutos, la UD Logroñés superó al Burgos en todos los tempos del fútbol actual, porque a diferencia de él, los maneja. Ganó porque metió dos goles por ninguno del Burgos. Le anularon otros dos a Rayco y Ñoño (el primero de ellos muy dudoso) y generó varias ocasiones para aumentar su cuenta, pero Saizar evitó, el manos, tres goles que se cantaban en las gradas. Argumentos demostrables y objetivos. La UD Logroñés ganó por méritos propios, no por deméritos del rival. Por reconocerlo no pasa nada.

UD Logroñés
Miguel, Santos, Caneda, Ramiro, Paredes, Arnedo, Muneta (Cifu, 86), Carles Salvador, Ñoño (Sotillos, 74), Rayco (Rubén Martínez, 45) y Espina
Burgos
Saizar, Andrés, Sergio Esteban, Ayoza, Eneko, David Martín, Beobide, Adrián Cruz (Iker, 78), Madrazo (Blázquez, 78), Adrián (Chevi, 70) y Carlos Álvarez
Árbitro
Catalá Ferrán. Ayudado por Oroaz y Picazo. Amonestó a los locales Paredes, Santos, Ramiro, Ñoño y Sotillos, por la UD Logroñés; y David Martín, Carlos Álvarez y Madrazo, por el Burgos.
Goles
1-0, m. 15. Arnedo remata raso y cruzado el balón después de una falta botada por Muneta; 2-0, m. 74. Ñoño roba el balón a Borda junto a la media luna, se va de Ayuze y pica el balón ante la salida de Saizar.
Incidencias
Las Gaunas. Vigesimocuarta jornada de Liga. 4.389 espectadores, con unos 400 seguidores del Burgos.

La UD Logroñés firmó un partido para repasar detenidamente. Apostó de salida por un once que mezclaba posesión con explosividad, con Muneta por la derecha y Ñoño por la izquierda. Rayco se liberó por medio y Espina jugó como nueve. Una imagen clásica, aunque no de los últimos tiempos. Jugar en campo propio para estirar a un rival ordenado en un 4-4-2 de líneas muy juntas y que aunque presionó la salida del esférico de inicio, pronto se fue en busca de su trinchera y del orden.

El primer argumento llegó a balón parado. La UD Logroñés impidió que el partido se atascara cuando Álvaro Arnedo se adelantó a toda la defensa burgalesa al primer palo y marcó de tiro raso y cruzado. Jugada de estrategia con el sello en el inicio de Muneta. Perfecta.

Sin embargo, la UDL no vive sólo del balón parado. El Burgos dio un pasito adelante. Tímido. Se apuntó a la calidad del exblanquirrojo Cruz. Dos disparos suyos se tradujeron en sendas paradas de Miguel. Ambos a balón parado. Ni más ni menos. La UDL respondió a balón parado también, pero el asistente anuló el gol de Rayco por dudosísimo fuera de juego. Por cierto, falta ejecutada de forma totalmente diferente. Por alto y al segundo palo. Otro argumento.

La UD Logroñés ofertó entonces un segundo y diferente argumento. El de disputar un partido que se convirtió en correcalles. Ocurrió tras el inicio de la segunda parte. Las líneas se difuminaron. Ñoño se jugó un uno contra uno con Saizar tras un majestuoso pase de Muneta. El portero venció. De vuelta, Arnedo impidió a Madrazo rematar al borde del área pequeña. Y de nuevo en la ida, Saizar sacaba una mano colosal abajo a Espina y en el posterior córner evitaba el gol tras un plástico remate de espuela y de espaldas del asturiano. Superior también en el argumentario propio del correcalles. El Burgos intentó responder en parado. Cruz estrelló el cuero en la madera. Punto de inflexión.

Había que pasar del correcalles al control del encuentro. Tocar y tocar. Tercer argumento. Y aquí también fueron superiores los locales. Santos remató alto a dos metros de la red un pase de la muerte de Paredes; Muneta se inventaba un pase de gol a Espina sin consecuencias. Todo ello sin olvidar un gol anulado a Ñoño, antes de que aprovechara un error de Sergio Esteban en la salida de balón, para superar a Ayoze y Saizar en su salida. Lógico, le faltaban los dos mejores centrales de la categoría (Borda y Julio Rico).

Lo dicho, no fueron argumentos, quizá fortuna, porque ahora la UDL supera al Burgos también en el 'goal average' (y al Athletic) y amenaza al Racing, que destituyó ayer a su técnico, tercero con cuatro puntos de renta. Realidad que tampoco es interpretable.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos