La Rioja

FÚTBOL SEGUNDA DIVISIÓN B

El equipo menos goleado del grupo

Carlos Pouso.
Carlos Pouso.
  • El excelente final de temporada ha propiciado que la UD Logroñés sea también el quinto máximo goleador

Nadie podía prever que a ocho jornadas del final de la competición liguera y en una situación al borde del abismo que supone el descenso, la UD Logroñés fuera a completar unos números que le han dejado sexto en la clasificación, a sólo cuatro puntos del 'play off' de ascenso a Segunda División, que era el objetivo en el inicio de la temporada, pero que se fue diluyendo con los malos resultados que cosechaba el equipo blanquirrojo semana tras semana.

Al final, tras los treinta y ocho partidos oficiales, la UD Logroñés ha concluido como el equipo menos goleado del Grupo II de Segunda B. Han sido 33 tantos los encajados, los mismos que el Athletic B, que ha sumado menos goles a favor que los riojanos.

El balance defensivo blanquirrojo ha sido mejor que el del Toledo, segundo clasificado, que se fue a los 34 tantos encajados; el cuarto, Rayo Majadahonda, con 35 goles recibidos; y que el del líder de la tabla, el Albacete, que encajó 36 tantos, y que baja al quinto puesto en esta clasificación. Además, Miguel ha sido el tercer guardameta mejor clasificado con 29 goles recibidos en 33 partidos disputados.

Para eso ha sido definitivo el hecho de encajar solamente 3 goles en el doble periodo en el que Sergio Rodríguez ha sido el entrenador de la entidad blanquirroja. En su primer contacto en las jornadas decimoquinta y decimosexta, el equipo mantuvo la portería a cero y en las últimas ocho, encajó tres tantos, uno en San Sebastián de los Reyes, otro ante el Gernika, en dos partidos también ganados, y el tercero en la derrota cosechada en Amorebieta, la única en el periplo del riojano al frente del equipo.

En los catorce partidos que dirigió Carlos Pouso el número de goles encajados se elevó a 17, y con el equipo en situaciones delicadas, hasta que presentó su dimisión tras perder con el Mensajero en casa por 1-2. Pouso dejó el conjunto con cuatro victorias, cuatro empates y seis derrotas, para un total de 16 puntos y en la decimocuarta posición.

No fue mucho mejor con Rafael Berges en la dirección del equipo en otros catorce partidos, en los que se encajaron un total de 13 tantos. Mejoró un poquito la media, pero bajó el número de puntos sumados, quedándose en quince, y dejando el equipo al nuevo técnico en el mismo puesto, el decimocuarto.

Quinto máximo goleador

A esos números en defensa, tras ese final protagonizado por la UD Logroñés con Sergio Rodríguez en el banquillo, se une el hecho de haber llegado a quedar quinto en la clasificación de equipos máximos goleadores en el mismo grupo, con 50 tantos.

Con Sergio se sumaron 23 goles en diez encuentros, a una media de 2,3 por partido. Las goleadas en casa e incluso lejos de Las Gaunas vinieron por el mejor juego blanquirrojo y una pegada espectacular. Muy distinto que los 15 goles con que dejó el equipo riojano Carlos Pouso, que venían a arrojar una media de 1, 07 goles por partido, pero incluso mejor que los que se marcaron con Rafael Berges en la dirección. Fueron sólo 12, a una media de 0,85 por encuentro.

El gran final ha maquillado lo que era, hasta la trigésima jornada, una temporada muy negativa para una UD Logroñés que remontó y se erigió al final como uno de los mejores equipos del grupo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate