La Rioja

MIguel, Álvaro Traver y Adrián León festejan el triunfo sobre el Castilla. :: díaz uriel
MIguel, Álvaro Traver y Adrián León festejan el triunfo sobre el Castilla. :: díaz uriel

UD LOGROÑÉS

Dos formas de marcar, un mismo estilo

  • Del gol con 18 toques en Valdebebas al logrado con 4 toques en Las Gaunas, la UD Logroñés exhibe su riqueza oculta

logroño. Si algo ha demostrado la UD Logroñés con Sergio Rodríguez en el banquillo es riqueza futbolística. Con once puntos en estos momentos de renta sobre el descenso (que pueden quedar en ocho hoy) los riojanos han ofertado una variedad de argumentos desconocida hasta la fecha. La mejor prueba de ello quedó plasmada el jueves ante el Castilla. En Valdebebas venció por 0-4; en Logroño, por 4-0. En Valdebebas logró su gol más elaborado de la temporada: 18 toques; en Logroño, el más rápido: 4 toques de portería a portería.

El atractivo del fútbol que practica este bloque desde la llegada de Sergio Rodríguez se ampara en varios pasos consecutivos. Primero, estudio del rival; segundo, adaptarse al adversario manteniendo la personalidad; tercero, plasmarlo sobre el césped sin dudarlo; cuarto, desmenuzar al adversario con paciencia, pero también con cambios de ritmo y de estilo imprevisibles; quinto, confianza total y absoluta en todo lo que se trabaja y libertad mental.

Campo Alfredo Di Stéfano de Valdebebas, Madrid. 19 de noviembre del 2016. Minuto 35. Miguel pone el balón en movimiento. Toca sobre Javi Rey, al borde del área grande; abre la izquierda a Pazó, que da continuidad al balón por banda a Paredes. Recibe Amelibia junto al círculo central y cambia el sentido hasta jugar con Ferrone. No hay salida. El lateral retrasa el esférico a Caneda, que lo cede a Miguel para que golpee en largo sobre la banda izquierda. Espina toca de cabeza a Chevi, que juega de nuevo con el asturiano. Se apoya en Paredes, en línea de tres cuartos blanquirroja, que toca hacia adentro para Chevi. Este se apoya a su derecha a Muneta. Recibe y toca con Espina. Pared y Muneta abre sobre Paredes, en posición de centrar. Lo hace y en el vértice del área pequeña Muneta golpea con su pierna izquierda, el balón pega en el larguero y se introduce en la portería del Castilla. Dieciocho toques para marcar ese gol. En corto y en largo, por la izquierda y por la derecha; con paciencia en campo propio y cambio de ritmo a medida que se avanzan metros. 52 segundos en fabricar la jugada perfecta.

Las Gaunas. Logroño. 13 de abril del 2017. Minuto 4. Amelibia despeja de cabeza el balón al borde del área pequeña tras un saque de esquina del Castilla. Coulibaly lo busca fuera del área y escorado a la izquierda y lo deja con el pecho de cara para Antxon Muneta. Ya ha visto a Álvaro Traver saliendo por el carril central. Pega de rosca hacia Traver que controla el balón orientado para la carrera hacia la portería de Carlos Abad. Arranca desde el círculo central, perseguido por Achraf. Corre el blanquirrojo, pisa área, regatea al marroquí, primero, y a Carlos Abad, segundo, para marcar a puerta vacía. Cuatro toques: uno de cabeza, uno con el pecho, otro en largo y otro para definir. Todos ellos sin olvidar el control orientado, fundamental en la ventaja de Traver. 13 segundos.

Dos formas diferentes de entender el fútbol; dos formas diferentes de marcar un gol; un único estilo, el que da la riqueza futbolística que aflora en una plantilla que ha roto las cadenas con el pasado.