La Rioja

«Si no sacamos un buen resultado, la situación se complicará»

«Si no sacamos un buen resultado, la situación se complicará»
  • El técnico mantiene la calma tras los últimos triunfos y recalca la dificultad de ganar en un campo que presenta muchos condicionantes

  • Sergio Rodríguez Entrenador de la UD Logroñés

Analítico, cauto y muy realista. Sergio Rodríguez se reunió ayer con sus jugadores un día más. El último de la semana en el Mundial'82, ya que a las 5.15 horas tenían previsto emprender viaje hasta La Palma. Autobús, dos aviones y autobús. Apenas unas horas en la isla, partido y regreso a Logroño. Todo muy rápido, salvo la conversación pausada del técnico. Advierte de que lo único que importa es el Mensajero. Perder complicará el futuro, aunque su idea es ganar, ni siquiera empatar, a pesar de que la clasificación no se alterara. Rodríguez advierte además de que el Mensajero ha variado ligeramente su forma de jugar con el cambio de técnico e incide en que sus hombres deben adaptarse a la superficie, aunque en este sentido se sientan en desventaja ante un equipo acostumbrado a ella.

¿Cómo ha sido esta tercera semana al frente del equipo?

Siempre y cuando consigues los puntos, anímicamente estás mejor. La línea de trabajo es buena, como en semanas anteriores.

Parece fácil ganar dos partidos seguidos, pero la realidad es que han sido necesarios treinta para lograrlo. ¿Cómo lo ha conseguido?

En primer lugar, no lo he conseguido yo, sino los jugadores y el que no lo vea así, está equivocado. Seguramente no se puede explicar, pero lo que sí puedo decir es que los jugadores están trabajando muy bien y que nosotros estamos contentos con ellos. Las estadísticas están para romperlas y se ha dado con nosotros, pero no hay que darle más vueltas. Creo que la UDL ha tenido opciones de enlazar dos victorias en otros momentos de la Liga, pero no lo ha logrado por diferentes motivos, incluida la mala suerte.

Se habla estos días de las dimensiones del campo del Mensajero. Parece que es más pequeño. ¿Cómo le afecta a la idea mostrada en estos dos últimos partidos?

Es más pequeño, pero no tan pequeño. Creo que más que el tamaño, es la superficie. No está acolchada. El balón botará mucho, rodará muy irregular y los jugadores notarán el piso en los apoyos y en los giros. Ahora bien, nos tenemos que adaptar.

El Mensajero ha cambiado de entrenador. Con el anterior técnico, apostaba por jugar y tocar. ¿Con el actual también y sobre esa superficie?

Están tan adaptados a su campo que consiguen jugar. Bajan rápido el balón, combinan, lo meten a la espalda,... Ahora bien no puedes tener mucho tiempo el esférico, no hay posesiones largas. El Mensajero tiene buenos futbolistas y les gusta jugar. No rehuyen el choque, pero sobre todo están muy adaptados a la superficie.

¿Y el cambio de técnico?

Ahora juega un poco más directos. No es un cambio radical, pero sí que ha variado un poco. Le importa menos jugar directo y no tiene problemas en no salir jugando desde atrás.

Se miden al rey del empate (quince). Si empatan, el goal average será para ellos, pero también es verdad que se mantendrán las distancias con un partido menos por jugar.

No vamos a salir a empatar, sino a ganar. Luego ya analizarás el resultado.

Frente a Sanse y Navalcarnero su equipo ha querido recuperar el ritmo muy arriba. ¿Es una fórmula válida ante el Mensajero, que además no es un conjunto rápido?

Esa debe ser una seña de identidad nuestra. No la vamos a utilizar porque el rival sea el Mensajero, sino porque es algo de la UD Logroñés. Presionar tras pérdida es algo que queremos tener como equipo. Robar arriba y robar rápido. Yo veo que ese automatismo está más arraigado en los jugadores. Es un hábito. También es verdad que si presionamos mal tendremos problemas en defensa porque el Mensajero tiene jugadores rápidos.

Esta semana se ha anunciado la renovación de Espina. Usted firma unos buenos números, con diez puntos sumados de doce posibles. ¿Piensa también en seguir más allá del 30 de junio?

Ahora mismo, no. Nadie de los que estamos aquí pensamos en ello, sino en salvar la categoría y es tan grande el objetivo que no podemos pensar en otras cosas. La mente está puesta en el Mensajero, porque si no sacamos un buen resultado allí la situación se complicará de nuevo. Ya es dura a día de hoy, pero lo será más si no sumamos allí. Estamos a cinco puntos del descenso, no a quince. Esa es la realidad. Y a los jugadores se lo hemos transmitido así. No podemos dejarnos llevar por la euforia de haber ganado un partido son solvencia. Lo prioritario es seguir peleando.

¿Con 45 puntos se le podría repetir esta pregunta?

No miro mucho la tabla, pero creo que serán necesarios más puntos que otros años. Cada jornada hay sorpresas. El grupo está igualado. Cuanto antes podamos sellar la permanencia, mejor. Y mejor antes que después, pero sobre todo hay que lograrla.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate