La Rioja

UD LOGROÑÉS

Reguilón golea a pares

Sergio marca sobre la salida del guardameta del Navalcarnero su último tanto. ::
Sergio marca sobre la salida del guardameta del Navalcarnero su último tanto. :: / Sonia Tercero
  • El interior firmó un póquer para la UD Logroñés ante el Athletic B y el domingo hizo doblete frente al Navalcarnero

  • El madrileño ha pasado de lateral izquierdo a extremo que sale bien por la banda y que finaliza por dentro cuando se le requiere

logroño. Llegó a la UD Logroñés como defensa lateral izquierdo, volvió al Castilla y jugó como central. Ahora, su capacidad de movilidad por la banda, sus buenos centros y la cualidad que tiene de llegar también por dentro han hecho de Sergio Reguilón un extremo reconvertido y el segundo goleador de la UD Logroñés con ocho tantos.

Y además, si frente al Athletic B marcó cuatro tantos, ante el Navalcarnero, en el segundo 4-0 del equipo en esta campaña, hizo dos más. Los mete a pares. Lo que está claro es que tiene una vena goleadora que está sacando a relucir este año, algo inusual en un defensa. «Parece que es así. Nunca había hecho tantos goles en una temporada. Es algo inusual. No tenía que sumar tantos y la verdad que estoy muy contento de lo que me está sucediendo», comenta el madrileño. «Yo siempre he subido la banda, pero este año al ponerme más arriba y con el paso de los partidos me he ido concienciando de que hay que jugar por el extremo. Y aunque soy lateral, tengo que adaptarme a lo que quiere el míster», finaliza diciendo el jugador sobre su posición.

Ahora, además de poner balones, se va por dentro para buscar la portería. Tiene motivos: «Intento alternar un poco para dejar sitio a Paredes cuando sube la banda. Pero yo soy defensa e incluso jugué de central el año pasado en el Castilla. Me he adaptado y esta forma de jugar le va bien a mis condiciones. He ido de menos a más». En cualquier caso, Reguilón es un jugador que quiere el balón, que le gusta tocarlo y chutar: «Me gusta darle juego al balón en el entrenamientos y en todos los lados».

Ahora el equipo lleva dos partidos ganados y goleando en uno de ellos. Algo distinto a otras fechas. «Yo no creo que haya cambiado todo de forma exagerada, sino que ahora entran algunas ocasiones que antes no entraban. También es cierto que el otro día, ante el Navalcarnero, por ejemplo, hubo una jugada en que estábamos seis en el área rival, y luego a la vuelta bajamos cinco al esprint. Eso puede ser porque llegamos más fácil combinando, no como cuando el juego era directo. Llega la gente más fresca. Han cambiado cosas pequeñas, pero el bloque sigue siendo el mismo», asegura.

El domingo, ante el Mensajero, la UD Logroñés se juega mucha parte de su futuro inmediato. Una victoria daría alas al equipo y dejaría más lejos el descenso: «Lo tomamos como si fuera una final, porque si ganamos lo tendríamos todo más de cara. No sería definitivo, pero casi».

Además, Sergio tiene una cuenta pendiente del partido de Las Gaunas. «Tengo un mal recuerdo. Un pequeño error que tuve al final del partido significó que nos remontaran. Ese partido tenía que haber sido nuestro siempre. Me fastidió mucho. Tenemos una oportunidad muy buena para revertirlo».

El madrileño seguirá entrando en acción por la banda: «Si vas jugando, vas cogiendo movimientos y conceptos y creo que he aportado cosas. Ahora que la liga está acabando, me encuentro bien y me gustaría mantener la línea. Y aunque me perderé el partido contra el Castilla, me quedan cinco más, si el míster piensa que puedo jugarlos».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate