La Rioja

La UD Logroñés entra en su mejor dinámica

SEGUNDA DIVISIÓN B

La UD Logroñés entra en su mejor dinámica

  • Sergio Rodríguez no conoce la derrota en sus cuatro partidos al frente del equipo

  • El conjunto blanquirrojo ha ganado con el riojano al Navalcarnero, Sanse y Castilla y ha sumado un empate sin goles ante la Real Sociedad B

La llegada de Sergio Rodríguez al banquillo de la UD Logroñés ha dado un auténtico soplo de aire fresco al equipo y sobre todo ha significado el regreso de la palabra victoria a los partidos que lleva jugados con él dirigiendo desde la banda.

Sólo lleva cuatro partidos, en dos bloques, pero ha quedado claro que ha cambiado la dinámica del equipo, que ahora juega a ganador, cuando hasta que él llegó se estaba llevando una campaña irregular con los malos resultados como habituales. Si cuando cogió al equipo de forma interina lo llevó a una sensacional victoria en Valdebebas ante el filial del Real Madrid, con un resultado sonoro de 0-4 y dejó un empate sin goles ante la Real Sociedad B, ahora que va a dirigirlo hasta el final de la temporada, en dos partidos ha sumado otras dos victorias, 1-2 en San Sebastián de los Reyes y 4-0 sobre el Navalcarnero en Las Gaunas.

Restan seis partidos para el final y el próximo ante el Mensajero puede auspiciar, de ganarlo, ese tercer triunfo consecutivo que, hasta hace muy poco, se consideraba imposible de realizar. Esa nueva victoria, si se produce, dejaría al equipo en una situación más tranquilizadora. Pero si no fuera así, ahora tiene ganado el crédito entre la parroquia y, sobre todo, entre los jugadores que tienen que aplicar sus ideas dentro del terreno de juego.

Diez puntos de doce

De momento, en esos cuatro partidos con Sergio en la banda, los guarismos son concluyentes. Tres victorias y un empate. Diez puntos de doce posibles y la sensación de que puede continuar sumando.

¿El motivo?, muy sencillo. El equipo da sensación de poderío, de capacidad para, primero, evitar ser goleado, segundo, dominar el centro del campo e iniciar el juego de ataque, y, tercero, para tener llegada y pegada ante la portería rival. Porque esos diez puntos, han venido sumando otros diez goles a favor y encajando solamente uno, en Matapiñonera.

Se podía pensar que el 0-4 de Valdebebas ante el Castilla había sido un espejismo. De hecho el equipo volvió a dar el bajonazo tras el primer partido de la segunda vuelta ante el Leioa. Sergio transmitió a sus hombres la sensación de que podían salir victoriosos, les enseñó el camino por el que podían batir al filial merengue y los jugadores sólo tuvieron que aplicarlo y, también con la suerte de cara, encontrar la portería rival en cuatro ocasiones.

Ante la Real Sociedad B no hubo forma de marcar, el equipo sufrió de nuevo en el aspecto ofensivo, si bien, mantuvo la portería a cero, sin mayores problemas. Fue un partido en el que había miedo a arriesgar demasiado y terminó sin goles. Cuatro puntos en dos encuentros con cuatro goles a favor y ninguno en contra.

Y en el regreso, como si fuera un 'decíamos ayer' ha vuelto la serenidad al conjunto blanquirrojo, el juego de posición, de presión, de llegada con hombres suficientes como para hacer daño.

En San Sebastián de los Reyes, logró dos goles para una victoria importantísima, y encajó uno, el único en estos cuatro partidos. Y ante el Navalcarnero, otros cuatro goles, sin encajar ninguno, con un juego que devolvió la sonrisa a la grada, que terminó con el público de pie ovacionando a los 'toreros' que dejaban el campo por la puerta grande.

Acompañan a los resalados, esos dos penaltis provocados, que hablan de mayor número de jugadas en el área rival. Y las ocho tarjetas recibidas, dos por partido manteniendo la media de la temporada, indican que el equipo no ceja en ningún momento por hacerse con el esférico y que mantiene una intensidad necesaria para sacar adelante los partidos. Todo ello en una carrera frenética para asegurar la permanencia cuanto antes.