La Rioja

Miguel Martínez, el encargado de detener los disparos rivales, en pleno entrenamiento. ::
Miguel Martínez, el encargado de detener los disparos rivales, en pleno entrenamiento. :: / Antonio Díaz Uriel

SEGUNDA DIVISIÓN B

La portería a cero y algo más

  • Ante el Albacete puede sumar su tercer partido sin encajar, pero se hace más que necesario marcar

Logroño. De los treinta y cinco puntos que acumula la UD Logroñés en la jornada 29, veinte se han sumado en los partidos en que no se ha encajado ningún gol. En este caso, el conjunto blanquirrojo ha sumado veinte puntos de los treinta en juego, con cinco victorias y otros cinco empates.

Sin embargo, cuando ha encajado, la falta de acierto ante la portería rival ha llevado a conseguir sólo tres triunfos y seis empates. Lo demás han sido diez derrotas, para sumar un total de 15 puntos de 57 posibles.

Por otro lado, cuando la UD Logroñés no ha marcado, que ha sido en once encuentros, fueron cinco las ocasiones en que puntuó, en partidos sin goles, pero en otras seis terminó vencido. Cinco puntos de treinta y tres posibles hablan claro de lo ocurrido.

Ese es el principal motivo por el que el conjunto riojano se encuentra en la decimocuarta posición de la tabla y con la necesidad perentoria de sumar de tres en tres para no verse involucrado en la zona de descenso.

La clave de no encajar

Por eso, en lo que resta de temporada, empezando por el partido del domingo ante el líder Albacete, la idea de mantener a cero la portería, que da siempre un punto por lo menos, se hace poco menos que vital para las aspiraciones blanquirrojas. Todo viene dado por la escasa capacidad de golear que tienen este año los hombres de la UD Logroñés en su faceta ofensiva.

Si frente a los manchegos, el conjunto riojano vuelve a dejar su portería inmaculada, sería la primera vez que lo conseguiría por tercera vez consecutiva bajo la dirección de Rafa Berges.

Las buenas sensaciones que ha transmitido el balance defensivo con Miguel bajo los palos y Ferrone o Rico, Caneda, Pazó y Paredes o Reguilón, en estos dos últimos encuentros ante Sestao River y Arenas, con victoria (0-1) y empate (0-0) respectivamente, deben mantenerse de forma que el equipo pueda batirse más en ataque y buscar la portería manchega para sumar los tres puntos del partido.

Hubo otras tres jornadas seguidas en que se mantuvo la portería sin encajar goles, pero con dos entrenadores. Fue después de la derrota ante el Mensajero y la dimisión de Carlos Pouso, con Sergio Rodríguez en el banquillo, cuando el equipo ganó en Valdebebas al Castilla por 0-4, para empatar una semana después ante la Real Sociedad B en Las Gaunas, sin goles.

En el primer partido de Rafa Berges en la dirección, el empate a cero en Irún vino a refrendar el buen momento blanquirrojo. Esa buena racha acabó tras la victoria frente al Amorebieta (2-1), con ocho puntos sumados sobre doce posibles.

De aquí al final, está claro que hay que conseguir finalizar cada partido sin encajar. Será la clave, pero habrá que hacer algo más. Porque no se puede olvidar que sólo a base de empates no se llega a los puntos necesarios para salvar la categoría.