La Rioja

SEGUNDA DIVISIÓN B

Los peores números de la historia

Los peores números de la   historia
  • La Unión Deportiva Logroñés jamás había presentado cifras tan malas a estas alturas de temporada

Cuando la UD Logroñés enfile el camino de vestuarios tras jugar contra el Athletic B el domingo habrá consumido dos tercios de Liga, veintiséis partidos. Lo hará en un momento convulso, con el único bálsamo de la victoria como medicina. Jamás había presentado estas cifras la UD Logroñés en su corta historia. De hecho, se puede afirmar que el equipo que comenzó la temporada bajo la batuta de Carlos Pouso y hoy dirige Rafa Berges presenta los peores números de sus ocho años de vida. Nunca tuvo tan poco puntos en la vigesimoquinta jornada de liga y jamás estuvo tan próximo al descenso en el mes de febrero. Es la crueldad de los números.

Con 30 puntos en su cuenta, la UD Logroñés se ubica a siete del cuarto clasificado, el Castilla, y con dos de ventaja sobre el Mensajero, club que ganó en Las Gaunas un día antes de que Carlos Pouso dimitiera, y uno sobre el Socuéllamos, que ocupa plaza de promoción. Tanto en el club como fuera de él han memorizado una clasificación peligrosa. El peor dato que más se aproxima al actual se fija en la campaña 2013/14, en la que la UD Logroñés sumaba 28 puntos en la misma jornada, pero con la salvedad de que sólo había jugado veintitrés partidos porque en aquel ejercicio la competición únicamente contaba con diecinueve equipos, ya que el Salamanca quedó excluido en el último momento. Cuando alcanzó los veinticinco compromisos disputados, los riojanos sumaba 32.

En el lado opuesto de este gráfico queda la pasada campaña, la segunda de Carlos Pouso. 46 puntos sumaba el equipo de Las Gaunas tras estos primeros veinticinco partidos. Era segundo en la tabla y había ganado más de la mitad, trece, de esos compromisos. Diferencias abismales que hacen más llamativos los números actuales.

Clasificatoriamente hablando, la UD Logroñés vive también su peor momento. Decimoquinto y empujado por un grupo de equipos que está sumando más puntos en las últimas jornadas, la irregularidad que marca a todos ellos permite a los riojanos no haberse visto aún entre los últimos cuatro clasificados. Duodécimo en las campañas 2011/12 y 2013/14 , bien es cierto que sumaban algún punto más en aquellos momentos, dos más exactamente, y por detrás de ellos había un grupo más amplio de equipos.

Pero es que además, en ese febrero del 2012 aventajaba en ocho puntos a la Peña Sport, primer equipo en descenso, y en seis, dos años después, al Celta. Ahora la renta se reduce a dos puntos. Especialmente difícil fue la primavera del 2013, en la que Raúl Llona cogió el equipo en la jornada 30 y sumó cuatro puntos hasta el final de Liga. La UDL se libró del descenso y de la promoción por un punto.

Bien es cierto que en ocasiones los números no son fáciles de explicar. La actual situación de la UD Logroñés nace en una mala composición de la plantilla y una mala gestión de la misma que deriva en el bloqueo mental de un equipo que teme encajar goles y que vive condicionado por ese miedo. Así, su fútbol está estancado. Sin seguridad defensiva y reo de sus errores, no tiene fortaleza mental para crecer ofensivamente.

El balance goleador del equipo no es escandalosamente desequilibrado. Veintiséis goles marcados y veinticuatro encajados. Ahora bien, nueve de esos tantos celebrados se reducen a dos enfrentamientos: Athletic y Castilla y desvelan que el conjunto blanquirrojo no ha marcado en nueve partidos. Otro dato engañoso, porque en la campaña 2013/14 su balance goleador era negativo, -9, pero sumaba 32 puntos. Es hasta la fecha, la peor campaña en cuestión de definición. Y también en goles encajados. Y aún así, era un equipo más rentable que el actual. Salvo en las dos primera temporadas de Carlos Pouso, la entidad riojana no se ha caracterizado por ser un equipo anotador.