La Rioja

UD LOGROÑÉS - FUENLABRADA SEGUNDA DIVISIÓN B

«Quiero un equipo intenso, agresivo y bien colocado»

Rafa Berges anima a sus futbolistas durante un entrenamiento.
Rafa Berges anima a sus futbolistas durante un entrenamiento. / Sonia Tercero
  • Rafael Berges Entrenador de la Unión Deportiva Logroñés

  • El Fuenlabrada probará mañana a una UDL mermada por las bajas que anhela «hacerse fuerte en Las Gaunas»

Hace poco más de un mes, Rafael Berges debutó en el banquillo de Las Gaunas con un sufrido triunfo (2-1) ante el Amorebieta. Mañana, después de 35 días sin fútbol de Segunda B en el Municipal, el entrenador andaluz afronta su segunda prueba, ante el Fuenlabrada, conjunto diseñado para pelear por la zona alta, y ante una afición a la que ya no se puede calificar de exigente, sino de impaciente. El ritmo de la competición regular devora jornadas y los objetivos se alejan cada domingo. Por eso, sólo valen los triunfos, más allá del buen fútbol o de las propuestas, de las que Berges no quiere oír hablar. «Yo soy de realidades, no de propuestas», resume cuando le toca hablar del estilo de juego que espera de sus futbolistas.

El técnico tiene claro lo que necesita mañana: «Los objetivos de todos los partidos pasan por ser fuertes en casa. El punto de Leioa hay que refrendarlo ante el Fuenlabrada, un equipo importante en la categoría por presupuesto y que últimamente está ganando partidos y remontando». «Nos va a exigir y debemos responder con fútbol, intensidad, garra y fuerza en un partido en Las Gaunas», resumía en la previa del partido. Su único objetivo es «ganar los tres puntos». «Quiero ver un equipo, intenso, agresivo y bien colocado y que busque el triunfo desde el primer minuto», incidía ante la prensa, pero también en cada entrenamiento, en el que se ha subido el listón de lo físico, lo que parece que permite al equipo blanquirrojo llegar con más fuelle al final de los encuentros. Cada despiste cuesta puntos y Berges sabe que la sangría debe frenarse, especialmente como locales.

También el compromiso es una de las características que exige a sus hombres. Tal vez, por eso despacha la salida del equipo de Thaylor sin darle mayor trascendencia. «Es un caso especial. Él ha pedido salir y está claro que si un futbolista no quiere estar, lo mejor es que no siga», analizaba mientras el futbolista vasco ya entrenaba con el Real Unión de Irún. «En esa situación, su grado de implicación en un vestuario no es lo más idóneo. Y en el fútbol no se trata de que un entrenador te ponga o no, sino de ganarse un puesto en todos los entrenamientos», lanzaba como un mensaje para todos los que siguen en el barco y los que han llegado.

En el caso de César Remón, el entrenador ve una actitud opuesta. «Su fichaje es una gran noticia para la UDL. Es un jugador de aquí, implicado, serio y nos dará mucho», analizaba antes de ponerle deberes: «Tiene que aportar un punto de pausa, de paciencia, de saber estar defensiva y ofensivamente en el centro del campo». También hizo un guiño al joven Marcos André de Sousa, al que considera «uno más». «Aquí no se mira el DNI de nadie. Si trabaja bien, aporta y nos puede dar cosas diferentes, tiene las puertas abiertas. Él y cualquier jugador del filial. La semana pasada jugó y si sigue dando lo que se le pide tendrá opciones», resumió.

De lo que prefirió no hablar fue del mercado de fichajes, parcela que delega en Carlos Pouso, pero que no quiere convertir en un chantaje emocional a la afición. «El mercado de invierno siempre es difícil», aseguró.

Un rival polivalente

Berges sabe que tendrá una plantilla mermada para el domingo. No podrá contar con el recién incorporado César Remón a causa de una sanción. Tampoco estará Thaylor, ya desvinculado del club, ni Juanfran, que continúa con su recuperación, Chevi, Jon Ander Felipe ni Fran Pastor. «En algunas posiciones vamos justos, pero hay recursos para sacarlo adelante y también para realizar cambios», recalcaba.

Además de las bajas, a Berges le preocupa la polivalencia de su rival, un Fuenlabrada que se siente cómodo «con dos dibujos diferentes según las situaciones». «Los extremos se meten por dentro, a veces el Fuenlabrada juega con dos hombres arriba; otras con tres en el centro y tres más adelantados... Es un rival con recursos y que puede ofrecer cosas diferentes», analizaba sin renunciar a mirar a su vestuario: «Porque lo más importante es cómo estemos nosotros». La defensa de tres jugadores parece incuestionable en el planteamiento de Berges («nunca me he considerado defensivo, al contrario», sintetizaba en la previa) aunque también reconocía que el equipo «trabaja con dos opciones, según las situaciones».

Y mañana, Berges sólo piensa en una posibilidad: la del triunfo ante un Fuenlabrada que precede a los riojanos en la tabla por una diferencia de cuatro puntos. En sus filas milita Diego Cervero, uno de los pocos mitos que ha forjado la parroquia blanquirroja hasta este momento, aunque en esta ocasión parece que Dioni, segundo máximo artillero del Grupo II con 12 tantos, es el que pone la dinamita. Aunque Berges tampoco se fía de un Cervero que volverá hipermotivado: «La semana pasada jugó y su presencia ayudó a que su equipo ganase al Arenas. Es un futbolista importante, pero nosotros también los tenemos».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate