La Rioja

LEIOA UD - UD LOGROÑÉS

La UDL empieza el año en Lejona con la obligación de sumar

Los jugadores blanquirrojos forman una piña en el centro del campo en un ejercicio de control y pase, algo que tendrán que realizar con buena praxis para intentar ganar al Leioa en Sarriena. :: miguel herreros
Los jugadores blanquirrojos forman una piña en el centro del campo en un ejercicio de control y pase, algo que tendrán que realizar con buena praxis para intentar ganar al Leioa en Sarriena. :: miguel herreros
  • El conjunto blanquirrojo buscará el triunfo en Lejona, ante un rival que ha cuajado una excelente primera vuelta y que vive en puesto de 'play off'

  • El delantero del equipo filial blanquirrojo, Marcos André de Sousa, entra en la convocatoria con muchas opciones de debutar

logroño. Vuelta a empezar. Primer partido del año y de la segunda vuelta, en Lejona, ante una SD Leioa que aparece en el cuarto puesto de la clasificación, que se ha mostrado a lo largo de la primera vuelta como un equipo muy sólido, de presión y muy competitivo. Ante todo eso, la UD Logroñés necesita (Sarriena, 17.00 horas) sumar una victoria que le permita empezar a soñar con meterse en la dinámica buena. La contraria a la que le está causando un auténtico insomnio hasta el momento.

El objetivo en este partido no puede ser otro que el de conseguir los tres puntos, no sólo por ir hacia arriba, sino también por dejar de mirar hacia abajo, lo que es más peligroso, y hace dudar más a los jugadores a la hora de dar su mejor rendimiento sobre el césped. Rafael Berges deja fuera de la convocatoria en esta ocasión a Felipe, Fran Pastor, Javi Rey y Chevi, lesionados, y a Carrillo y Juanfran, que lo han estado.

Se lleva a tres jugadores del filial, Fermín, que regresa de su vivencia en el Villanovense, Zubiri y Marcos, éste último con serias posibilidades de debutar a lo largo del partido. El técnico dejaba bien claro que el hecho de estar convocados les faculta para poder entrar en el once, como cualquier otro jugador de la plantilla.

El preparador blanquirrojo se muestra ilusionado ante este inicio, después del trabajo que ha realizado el equipo a lo largo de estas vacaciones de Navidad. Así se expresaba ayer: «Estamos satisfechos con el trabajo que hemos hecho estas dos últimas semanas para afrontar este partido con todo el rigor que la situación merece. Nos enfrentamos a un equipo que está haciendo las cosas bien y que está bien clasificado. Nos va a obligar a hacer un buen partido. Yo confío en el equipo, en la gente. Creo que vamos bien preparados y ahora también hay que contar con esa pizca de fortuna que necesitamos todos».

Tiene claro que el Leioa es un equipo muy fuerte, que sabe cómo jugar al contrario, aunque en esta ocasión no pueda contar con su entrenador, Igor Gordobil, en el banquillo, al estar sancionado: «Es un equipo que juega de dos maneras diferentes, dependiendo de la situación del partido. Intenta combinar y jugar. Tiene buen juego interior, y es peligroso a balón parado. Un rival al que le están saliendo las cosas y que está con un punto de confianza bueno. Pero nosotros, salvo con el tema de las lesiones, que no se pueden controlar, llegamos bien al partido».

Cambio de dinámica

El técnico blanquirrojo está inculcando a sus hombres que se muestran sobre el césped como son, que tomen decisiones, que compitan y que peleen en cada partido, sin mirar mucho más allá: «Nuestra mentalidad tiene que ser mirar a muy corto plazo. Mirar el partido de mañana [por hoy] e intentar trabajar, que la UD Logroñés sea un equipo reconocible y que en todos los campos dé la sensación de que va a ganar los partidos. Esa sensación la hemos tenido, el equipo defensivamente está bien y hay que estar concentrados en todas las situaciones, sobre todo en el balón parado, porque en el último partido del Leioa, los goles vinieron de esa forma. En esta categoría esas jugadas marcan, como nos pasó el día del Gernika».

Partir de la baza de aguantar sin encajar también es importante. Pero para ganar hay que mejorar sustancialmente en la llegada al arco rival. Berges también lo tiene claro en ese aspecto: «Estamos buscando ese equilibrio. El hecho de ser competitivos y ordenados defensivamente es básico. Luego, a la hora de atacar, tener las ideas claras sobre donde podemos hacer daño y crear situaciones que nos permitan hacer goles, que son los que dan los tres puntos».

En Sarriena se va a encontrar con un rival que presiona la salida del balón, que tiene buenos argumentos para hacer daño a las defensas rivales: «Aprietan bien en el medio campo y ahí es donde nosotros tenemos que tener argumentos para intentar jugar con acierto en los puntos donde creemos que les podemos hacer daño. Esto es teoría y luego está lo que se pueda hacer en el terreno de juego, pero tenemos que ser un equipo más atrevido y con la gente más suelta de lo que ha estado en el último partido».

El técnico espera que el trabajo realizado pueda tener el premio de una victoria para iniciar el despegue: «Vamos a seguir con la misma dinámica de trabajo, porque eso nos va a dar automatismos. Vamos a seguir apretando a la gente, mejorando la parcela física y la táctica. Haremos todo lo posible para seguir mejorando. Luego está que tengamos ese pelín de fortuna en la competición que hace que la gente coja confianza y se suelte. Estamos en ese punto. Si lo hacemos, el equipo va a estar mucho mejor».

Y no se olvida del mayor problema, que es la sensación de mirar hacia abajo para tratar de salir de la zona de peligro en la que se encuentra el equipo: «Tenemos ahora que sumar puntos y sacar victorias, no sólo para salir de abajo, sino para coger ese punto de confianza que nos dé el hecho de poder pensar por qué vamos a luchar en las últimas jornadas. Tenemos que ir partido a partido, muy a corto plazo y con un trabajo fuerte, que el trabajo premia a los que lo hacen bien».