La Rioja

SEGUNDA DIVISIÓN B

Objetivo: 60 puntos para aspirar al 'play off'

Rafael Berges afronta la segunda vuelta al mando de la plantilla blanquirroja en la que intentará buscar la fase de ascenso. :: sonia tercero
Rafael Berges afronta la segunda vuelta al mando de la plantilla blanquirroja en la que intentará buscar la fase de ascenso. :: sonia tercero
  • La UD Logroñés necesitará sumar al menos 36 puntos en la segunda vuelta para optar a la fase de ascenso

  • La igualdad entre los equipos del Grupo II puede 'abaratar' el acceso a los puestos de privilegio al final de la temporada

logroño. La UD Logroñés ha finalizado la primera vuelta con 24 puntos, en el decimocuarto puesto de la clasificación del Grupo II, a cinco puntos del 'play off' de ascenso y a solamente dos puntos de la promoción de descenso y del descenso directo a Tercera. Todo ello durante diecinueve partidos en los que el conjunto blanquirrojo ha exhibido una falta total de regularidad, que le ha llevado no sólo situarse lejos de los puestos de cabeza, sino a acercarse al precipicio peligrosamente.

A mitad de competición, las cábalas sobre el botín que ha de lograr para conseguir introducirse en uno de los puestos que dan opción al ascenso a Segunda son complicadas. Por ahora, el objetivo parece lejano. Y eso, a pesar de que la igualdad que ofrecen los componentes de este Grupo II, tiende a rebajar el número de puntos necesario para llegar a meterse en ese 'play off' de ascenso al final de la liga regular.

En las dos últimas campañas, en las que Carlos Pouso fue el entrenador del conjunto riojano, la UD Logroñés consiguió entrar en la fase de ascenso con 66 puntos y en la cuarta plaza. El Oviedo (14/15) se fue a los 80 puntos para obtener el primer puesto, después de haber sumado 43 en la primera vuelta y empeorar en tres puntos su aportación numérica en la segunda vuelta.

Por su parte, el Racing de Santander (15/16) consiguió el liderato final con 74 puntos. Pero en el ecuador de la liga, el Racing de Ferrol figuraba primero con 40 puntos y el conjunto cántabro aparecía en la tercera plaza justo por detrás los riojanos.

En la primera de esas campañas, la UD Logroñés era cuarto con 35 puntos tras la decimonovena jornada, y mantuvo el puesto para finalizar con 66 puntos la temporada regular. En la 15/16, los blanquirrojos acabaron segundos la primera vuelta con 36 puntos, bajando el rendimiento en la segunda para sumar de nuevo los mismos 66 puntos que lograron en la anterior.

60-62 puntos para el ascenso

Ahora, con Rafael Berges en el banquillo del conjunto blanquirrojo y una vez comprobada la igualdad entre los equipos de la zona media y alta de la clasificación, se puede pensar que a mediados del mes de mayo, la suma de 60 ó 62 puntos puede ser suficiente para meterse en la fase de ascenso. Un notable descenso respecto a cursos anteriores.

El hecho de que haya tantos equipos con similar número de puntos hace que se abarate el 'play off'. Pero, en el lado opuesto, la consecución de dichos puntos se encarece sustancialmente al haber tantos equipos optando a lo mismo y con opciones de conseguirlo.

Hasta el momento, sólo el Albacete ha dado sensación de superioridad sobre el resto de equipos. Ha sumado 37 puntos en diecinueve jornadas, pero también es difícil que pueda mantener ese ritmo de puntuación. En las segundas vueltas, en las que todos los equipos se juegan metas importantes, es muy difícil que los de arriba mantengan la misma cadencia que hasta el ecuador de la competición.

Los de atrás aprietan y, en el caso de este grupo, más todavía, tal y como se puede apreciar en una clasificación en la que desde el segundo, Toledo, con 32 puntos, al octavo, Castilla, con 28, sólo hay cuatro puntos de diferencia. Algo parecido es lo que ocurre con el Leioa, cuarto clasificado con 29 puntos, y la propia UD Logroñés, decimocuarta, con 24 puntos, que se enfrentarán este domingo en tierras vizcaínas.

36 puntos de 57 posibles

Tal y como ha finalizado esa primera vuelta, a la UD Logroñés le harán falta 36 puntos o más para optar a esos puestos de 'play off' en una competición en la que lo máximo a lo que se puede llegar es a 57 puntos. Eso conlleva obtener un mínimo de 10 victorias, que deberían enlazarse con 6 empates, dejando 3 partidos sin sumar puntos.

Ese número de diez triunfos no está elegido al azar. Son los partidos que ha ganado el Albacete, primer clasificado del grupo en esta primera vuelta, siendo el único que lo ha conseguido, con 7 empates y 2 derrotas para sumar esos 37 puntos que le han colocado como líder. Toledo y Gernika, segundo y tercero, no han pasado de nueve triunfos (en el caso del conjunto vizcaíno, han sido siete consecutivos), mientras que Leioa, Real Unión, Rayo Majadahonda, Athletic B, y Castilla, que les siguen en la tabla, se han quedado en siete.

La UD Logroñés sumó 6 victorias, 6 empates y 7 derrotas, estadísticas que le han dejado en precario a la hora de mirar la clasificación. Si de aquí a mayo es capaz el conjunto blanquirrojo de enlazar triunfos, estaría capacitado para obtener esos puntos que le pueden hacer jugar su tercera fase de ascenso, que sería, además de manera consecutiva.

47-48 puntos para salvarse

En la situación en que se encuentra en este momento la UD Logroñés, también hay que sopesar lo cerca que se encuentra del precipicio, a sólo dos puntos del descenso. Una zona que hay que dejar atrás cuanto antes y que, al igual que la de 'play off', va a estar más cara que en campañas anteriores y con más conjuntos implicados. Por lo menos menos, el conjunto blanquirrojo deberá doblar su actual puntuación para asegurar un año más su participación en la división de bronce. No se trata de presionar, sino de ver la realidad en la que se mueve actualmente el equipo riojano.

Si en las pasadas temporadas la diferencia de puntos entre el cuarto puesto y el de promoción en el grupo de la UD Logroñés fue de 17 puntos (14/15) y 14 puntos (15/16), en la actual se ha reducido a siete en el ecuador. Continuando con los mismos o parecidos parámetros, al final de la temporada, esa distancia podría aumentarse a los 12 ó 14 puntos, mientras que en las campañas anteriores fue de 23. Así, hay que pensar que, cómo mínimo, habrá que sumar entre 47-48 puntos para asegurar la permanencia. El primer reto para estos intensos meses de competición que deben afrontar los blanquirrojos.