La Rioja

Pablo Espina conduce el balón ante un rival. ignacio izquierdo
Pablo Espina conduce el balón ante un rival. ignacio izquierdo

UNO A UNO

ACIERTO INDIVIDUAL Y COLECTIVO

La cabeza juega a esto del fútbol. Y el acierto tiene mucha relación con la existencia o no de cierta presión, que sin duda lastra a la hora de tomar una decisión a 200 pulsaciones. Ayer muchos jugadores tomaron pequeñas decisiones que llevaban muchas semanas sin sentir. Reflejo de ello fue el juego de Javi Rey, Paredes, Muneta o el propio Luca Ferrone. Tomaron decisiones, salió la primera bien, se falló quizás la segunda, pero no pasó nada. Continuaron tomando decisiones individuales que beneficiaron sin duda al colectivo.

MIGUEL: No se le puede pedir más al capitán. No se le puede calificar con menos. De las lágrimas del domingo pasado al partidazo que se marcó ayer en Valdebebas. Perfecto, con dos paradones antológicos a disparos de Nikos. De las lágrimas a las sonrisas. De la derrota a la victoria, y Miguel bajo palos.

FERRONE: Tomó decisiones. Algunas erróneas, con ciertas pérdidas innecesarias, pero siguió intentándolo repleto de confianza. Y acertó. En muchas acertó, como en la jugada que precede al cuarto de Espina. En defensa estuvo fuerte y contundente.

CANEDA: La versión de Caneda que todos esperan. Sin dudar en ningún momento, manteniendo al equipo, salvo al principio, en el lugar adecuado. Cortó y jugó.

PAZÓ: Trabajo más silencioso el suyo al de Caneda. A la hora de sacar el balón no es tan preciso, y alguna diagonal acaba por fastidiarle un trabajo notable en defensa. Cortó y defendió con orden e intensidad.

PAREDES: Solo por el hecho de verle de nuevo en la zona de ataque poniendo balones a los delanteros, ya merece una nota alta. Y si acierta, como en la conclusión de la jugada del segundo, entonces el notable está asegurado. Porque en defensa casi siempre rinde.

AMELIBIA: Ocupó el centro del campo en sustitución del sancionado Adrián León. Cumplió con creces. Pasó desapercibido, pero su trabajo permitió alejar a Febas, su mejor hombre, de la frontal del área grande.

JAVI REY: Un futbolista notable que por fin ayer tuvo un rendimiento a la altura de la calidad táctica y técnica que atesora. Decidió siempre bien, y jugó no solo en horizontal. También generó en vertical, se sumó al ataque, y robó balones en defensa.

CHEVI: Se le notó con la confianza necesaria para que su juego sea definitivo. Tuvo presencia en todos los goles riojanos, y eso sin duda dice mucho de las posibilidades que tiene el equipo de crecer con Chevi en la zona de influencia adecuada a su juego.

MUNETA: Es un futbolista que no brilla. Que si no se le presta atención parece como si no estuviera. Pero hizo un golazo fantástico, el segundo, y participó en todas las acciones de ataque del equipo. Volvió la versión 'muniesta' del Antxon Muneta.

PABLO ESPINA: Jugó con bastante libertad durante todo el partido. Y sus prestaciones, como esta temporada, son de notable. Siempre activo, siempre con chispa, siempre cerca del gol. Volvió a marcar, de penalti, para dejar el partido sentenciado.

MENDI: No tuvo un día especialmente acertado. Trabajó al máximo como siempre, pero no estuvo en las zonas de remate.

SERGIO GARCÍA: Salió al terreno de juego en el minuto 61, tiempo suficiente para demostrar que puede ser titular. No lo consiguió.

SALVADOR: Saltó al terreno de juego en sustitución de Javi Rey. A buen seguro sintió una fuerte emoción al ver que podía jugar en el centro del campo de nuevo, tras tener que jugar muchos partidos como lateral derecho, por ejemplo. Cumplió con su cometido y demostró ser un jugador al que le gusta asociarse con los centrales para iniciar desde atrás el juego de ataque de su equipo.

GUILLERMO: Guillermo Cabrera es un jugador del filial que ha cumplido uno de esos sueños que se había marcado para esta temporada: debutar con el primer equipo. Sergio Rodríguez le dio esa oportunidad, le puso sobre el césped del Di Stéfano a falta de 8 minutos. Un mensaje que este año aún no se había dado.