La Rioja

SEGUNDA DIVISIÓN B

Sergio Rodríguez imparte su primera clase

Sergio Rodríguez indica a sus hombres el ejercicio que quiere realizar en un momento del entrenamiento. ::
Sergio Rodríguez indica a sus hombres el ejercicio que quiere realizar en un momento del entrenamiento. :: / Justo Rodriguez
  • Sergio Rodríguez sólo cuenta con tres días para preparar el partido ante el Castilla, en el que va a buscar que los jugadores reaccionen y mejoren

  • El técnico de la UD Logroñés, junto a sus compañeros en el fútbol base, dirigió una intensa sesión nocturna

Sergio Rodríguez vivió ayer una jornada larga y dura. Normal en él. Sólo cambió su ritmo habitual a partir de las siete y media de la tarde, cuando pasó a dirigir el entrenamiento del primer equipo de la UD Logroñés. Habitualmente, se faja con los alumnos durante la jornada laboral y después con el equipo juvenil de la entidad blanquirroja. Ayer cambió de aula y se fue a la de los profesionales, en el campo de hierba natural del Mundial'82, pero mantuvo su saber hacer, como docente, buscando en todo momento la reacción a positivo de una plantilla que no lo está pasando bien. Y empezó la jornada saludando a todos y con un sentido abrazo a César Caneda, con el que coincidió en el Cádiz en la temporada 2006/07, cuando volvía del gimnasio para iniciar la sesión.

Se encontró con unos jugadores que tienen ganas, pero a los que no les están saliendo las cosas como ellos pensaban y esperaban. Bajón moral y una idea, la de intentar cambiar la dinámica que ha llevado al equipo a esta situación.

«Es una situación especial, atípica, pero los jugadores están con muy buena predisposición, y de eso se trata. Les veo bien y también que quieren intentar recuperar las ganas, la ilusión, olvidarse un poco de lo que ha pasado hasta ahora y seguir trabajando», decía el técnico tras hablar con ellos en el vestuario antes de salir al terreno de juego.

La experiencia es un grado y Sergio Rodríguez ha vivido más de una con este tipo de problemas como fondo. Por eso, también quiso animar a la plantilla: «Les he dicho que queda mucha liga por delante, que están a tiempo de todo, que forman una buena plantilla y que es cuestión de trabajo, de ilusión». Falta el condimento de creérselo, pero es algo que deberá seguir inculcándoselo a lo largo de estos días, antes de acudir a Valdebebas, donde espera un partido ante el Castilla que puede ser el punto de inflexión si las cosas salen bien.

Sesión de conocimiento

Para la primera sesión el técnico interino se rodeó de los compañeros con los que trabaja en el fútbol base del club. El preparador físico, Héctor Urquiaga, preparó unas tandas de ejercicios, mientras Javier Pineda y Raúl Torres le ayudaban en los diferentes ejercicios con balón para motivar a los jugadores. Eduardo Valdovinos se encargó del trabajo específico con los guardametas. Todo ello en la primera hora de trabajo, porque después se fueron al otro campo a dirigir las sesiones del equipo filial y del juvenil.

Sergio ya conoce a los jugadores porque les ha visto en los partidos que la UD Logroñés ha disputado en Las Gaunas, por lo que no parte de cero en ese sentido y ya colocó a los hombres en los puestos que considera más acordes a sus cualidades. Hubo trabajo con balón, ejercicios de pase y control, así como de juego en espacios reducidos, para finalizar con un partidillo en tres cuartos de campo, siempre con intensidad y fuerza en las acciones. Lo considera prioritario y felicitó a los jugadores al término de la sesión por su trabajo.

Tiene poco margen de maniobra ante el partido del sábado, pero sabe lo que quiere: «Evidentemente, con tres días de trabajo no se pueden sacar demasiadas conclusiones. Sí que es cierto que les hemos visto varios días. Yo creo que el que salga lo va a hacer bien. Vamos a intentar que los jugadores salgan con ilusión y con ganas. Y cuando se trabaja así, las cosas, pese a que vivimos un momento delicado, seguro que van a salir bien».

Ganas, interés y experiencia tiene para intentar que el equipo reaccione y vuelva a ilusionarse.