La Rioja

Félix Revuelta y Juanjo Guerreros, el domingo pasado.
Félix Revuelta y Juanjo Guerreros, el domingo pasado. / FERNANDO DÍAZ

«Queremos un entrenador ganador que aspire a subir al equipo a Segunda»

  • El club blanquirrojo intenta fichar un técnico joven, que aporte y que luche por el ascenso. Es la apuesta de la entidad en este difícil momento

  • Félix Revuelta Presidente de la UD Logroñés

El presidente de la UD Logroñés, Félix Revuelta, aceptó la solicitud de Carlos Pouso de dejar el banquillo del equipo blanquirrojo, la tercera desde que finalizó la temporada anterior. En esta ocasión, después de ver al equipo en acción en Navalcarnero y ante el Mensajero, el dueño del club decidió hacer caso a la petición expresa del técnico, aunque ambas partes llegaron a un acuerdo para que Pouso siga como director deportivo. Hace una semana, Félix Revuelta defendía la presencia de Carlos Pouso en el banquillo, pero una vez visto el mal momento por el que atraviesa el técnico ha optado por el relevo.

- ¿Cómo tomó la decisión y qué lo motivó?

- Carlos Pouso ya me dijo en verano que estaba cansado, que llevaba dos años de trabajo muy fuerte, que no había descansado y que le gustaría fichar un entrenador y quedarse él como director técnico. Yo le sugerí que esperara un poquito, que nos había llevado a jugar el 'play off' y yo no podía aceptarle esa petición. Está cansado después de dos años muy intensos. Y el mal momento del equipo puede ser quizás una consecuencia de su bajo estado anímico. Hace un mes o dos me lo volvió a pedir y le solicité que volviera a esperar un poquito, que no íbamos tan mal. El otro día me dijo por tercera vez que necesitaba descansar, que tenía una presión muy fuerte. Lo he aceptado porque es un hombre que ha dado mucha gloria al club y que sabe de fútbol.

- De ahí a director deportivo.

- Creo que es una persona que puede realizar este papel mejor que otros. Hemos continuado con esa posición. Está trabajando ya en esa labor y mirando a ver quién va a ser el próximo entrenador. Mientras tanto, como está de baja por el golpe que sufrió el sábado, ya no va a seguir dirigiendo al equipo. Lo que yo pretendo con Carlos Pouso es que venga a ser la figura que fue en el Real Madrid Luis Molowny. Una persona de confianza, que en un momento dado pueda llevar las riendas del equipo.

- Está claro que esto viene de lejos. ¿Pensó que revertiría la situación?

- Cuando acabó la temporada, Pouso vino al hotel cuatro días y estuvimos charlando bastante. Él estaba muy cansado. Me dijo que iba a intentarlo, pero que estaba muy quemado, porque las dos funciones, de entrenador y director técnico cansan mucho. Yo pensé que podía pedirle más y no ha podido ser.

- ¿Tiene ya pensado quién puede ser el próximo entrenador?

- Ahora mismo no tenemos nada. Carlos tiene ideas, pero nada concreto. Tenemos que buscar un preparador que asuma el riesgo de lo que resta de temporada y tal vez una más, que sea un entrenador ganador y que apueste por el concepto de llevar al equipo arriba. Que tenga hambre y ganas de éxito. No hay muchos, porque los que son mayores y tienen experiencia, a veces pasan. Carlos está trabajando. He hablado con él y ya está en el tema. Está preocupado.

- ¿Qué se le va a pedir al nuevo técnico?

- Vamos a fichar un entrenador para tirar hacia arriba. Y si necesita refuerzos en diciembre, Pouso va a trabajar para traerlos. Seguimos con el mismo proyecto. Pero no tenemos que ponernos nerviosos, porque es peor. Ahora tenemos que ir partido a partido. Este equipo, de momento, tiene que tirar para arriba. Por eso queremos un tipo de entrenador que quiera ganarse el futuro. Es por lo que apostamos en el club.

- ¿Se sigue pensando en el ascenso?

- Queremos un entrenador ganador, que aspire a estar en Segunda y si no lo encontramos, no me sirve. Tiene que dar continuidad a las ganas que tenía Pouso por el ascenso el año pasado. Cuando perdió la eliminatoria con el Sevilla Atlético se le cayó todo. Llevaba dos años sin vacaciones, con temas de dirección técnica, por que el club lo necesitaba y lo ha cumplido con creces. Ha hecho un trabajo muy bueno y el club se lo agradece. Es una persona de club y puede darle mucho al club. Por eso está con nosotros. Y además está ilusionado con el nuevo cargo.

- ¿Habrá que fichar jugadores?

- Yo he estado en dos partidos y he visto a los jugadores bien. También he visto cosas que no me han gustado, pero no voy a decir cuales. Se las he dicho al entrenador y el sabrá lo que tiene que hacer. Carlos sabe mucho más de fútbol que yo y sabe lo que tiene que hacer. En cuanto a fichar, tenemos hasta diciembre para ver cómo se suceden los acontecimientos. Y la situación actual puede dar un vuelco. Las cosas a su tiempo. Estamos en ello y saldrá lo que tenga que salir. El club tiene las soluciones para todo n este momento. Las estructuras del club se van a reforzar. Yo estoy contentísimo de que Pouso siga con nosotros.

- Pouso deja el equipo. Raúl García y Javier Rodríguez son sus ayudantes. ¿Cómo queda su situación?

-Dependerán del técnico que llegue y de lo que quiera. Si quiere otras cosas, no sé lo que harán. Si son buenos, a lo mejor se convierten en ayudantes de Carlos. Si queremos un club de futuro, necesitamos gente buena alrededor.

- El equipo está en una situación delicada. ¿Cómo se siente de fuerzas?

- Me refuerza en la idea de seguir. El error en este caso ha sido mío por no haber hecho caso a Pouso y haber cambiado en septiembre. Pero cualquiera lo decía en ese momento. Los aficionados me hubieran corrido a gorrazos. Pero las personas se cansan, se agotan y llega el momento del cambio.

- ¿Quiere mantener o mejorar el proyecto?

- Lo queremos engrandecer y vamos a apostar, pero con la cabeza. No es sólo poner dinero, porque esto ya lo hemos vivido. Hay que poner inteligencia y saber hacer las cosas. Tenemos una persona muy válida, Carlos Pouso, que puede ser el Molowny de la Unión Deportiva Logroñés.