La Rioja

Mucho trabajo por hacer y poco tiempo

  • Pouso debe decidir el futuro del cuerpo técnico actual y, además, remodelar una plantilla para no renunciar al sueño del play off

Lo curioso de esta historia es que Carlos Pouso deja el banquillo porque sus números no son buenos y tampoco ha acertado en la planificación del equipo, pero ahora es el máximo responsable para reconstruirlo. Conoce el mercado y sabe cómo se maneja, pero necesita saber hasta dónde quiere llegar Félix Revuelta en este inesperado giro. Primero, el entrenador. Segundo, decidir qué hacer con el cuerpo técnico actual que completan Raúl García y Javier Rodríguez y que llegaron con él. García no tiene carné de entrenador, por lo que el club deberá recurrir a Javier Pineda, técnico del filial, o a otro técnico del club para jugar el sábado en Valdebebas si no ficha a nadie antes de esta fecha.

Ahora bien, su labor no se reducirá a elegir el entrenador. Va más allá. En la entidad asumían hace unas fechas que necesitaban remodelar la plantilla si querían tener aspiraciones de jugar el play off. Cinco, seis e incluso siete jugadores nuevos. Lógicamente, futbolistas con ritmo de competición y si son de superior categoría, mejor. Para eso se necesita dinero, mucho dinero. Y, sobre todo, que sepan competir. Básico. No es lo mismo jugar a fútbol que competir. La UD Logroñés que empató en Villarreal la pasada campaña, competía; la del domingo, ante el Mensajero, no. Por eso perdió el encuentro. Y otros muchos más.

El UCAM Murcia fichó a seis jugadores en el mercado de invierno y ascendió; la situación del Socuéllamos era muy similar a la de la UD Logroñés a estas alturas de la temporada y concluyó tercero. Ejemplos de superación hay.

De momento, la plantilla regresará mañana a los entrenamientos. Ayer se ejercitó suavemente. La cuestión, a día de hoy, es saber quién dirigirá esa sesión. Raúl García, un técnico de la casa o el nuevo preparador. Esta última opción parece muy apresurada, pero Carlos Pouso tuvo tiempo ayer ya para trabajar en el nombre de su sustituto y, además, seguro que ya tiene candidatos en mente, como los tiene el club. Además, ofertas no van a faltar para ocupar el banquillo. Es apetecible por muchos motivos.

Y a todo esto, la UD Logroñés jugará el sábado en Valdebebas ante el Castilla, de mejores números en casa que lejos. Tres días para preparar el partido. Quince puntos hay en juego antes de que concluya la primera vuelta liguera. Hace unos días, el reto era alcanzar los treinta, es decir sumar catorce a los actuales. Un objetivo muy serio a día de hoy, pues significa ganar todos los encuentros. Demasiado para un equipo que a día de hoy necesita resetear las mentes, pensar en el inicio de una nueva etapa y volver a creer en sí mismo. Sólo hay un camino hacia todo ello: ganar, ganar y volver a ganar.