La Rioja

Gusto por el fútbol ofensivo

La plantilla del Mensajero durante un entrenamiento. :: el día de tenerife
La plantilla del Mensajero durante un entrenamiento. :: el día de tenerife
  • El Mensajero apuesta por un juego alegre aunque suponga asumir riesgos defensivos, idea que le aboca a pelear por la permanencia

La última victoria que celebró el Mensajero fue el 16 de octubre, cuando ganó al Zamudio por 5-1. No es de triunfos el cuadro canario, dos en la Liga, pero cuando gana, gana de verdad. Su otro éxito lo firmó en la tercera jornada ante el Gernika (3-1). El Mensajero disfruta de la categoría después de once temporadas en Tercera División, su hábitat natural en estos 94 años de vida. Mañana se presenta en Las Gaunas.

El fútbol canario gusta de la calidad, de la técnica, de la pausa. Jugadores como Valerón o Silva son su prototipo. A ellos se ha sumado ahora el sevillista Vitolo. El Mensajero no se aleja de ese patrón, aunque la calidad de sus hombres nada tiene que ver con los citados. Por eso están donde están. El fútbol pone a cada uno en su sitio.

Jaime Molina, exjugador de equipos como Málaga, Espanyol o Las Palmas en la década de los noventa, ha tomado el mando. Como entrenador se ha forjado en el fútbol andaluz, en el entorno de Málaga. En Santa Cruz de La Palma su reto es sencillo: salvar la categoría. Ahora bien, es tremendamente complicado de alcanzar.

Asentado en la plaza de promoción, el Mensajero es un equipo de empates. Siete. Cuatro de ellos como visitante. Recientemente ha sumado puntos en campos duros como el del Athletic o el del Sestao, pero también se ha ido con una sonrisa de Socuéllamos y Amorebieta. No se arruga ante el fútbol del norte, como lo demuestran también sus dos triunfos. Su gran debilidad reside a día de hoy en que no sabe lo que es ganar lejos del Silvestre Carrillo. Ha marcado más goles que la UDL (16, ocho de ellos en dos partidos), pero también encaja más (18). Le cuesta hacer gol, si bien es un equipo muy ofensivo.

Entre sus pecados cuestionables está el de la edad. Es un bloque joven y con poca experiencia en la categoría. Además, Molina ha transformado al bloque aguerrido y más defensivo que ascendió en una formación que quiere el esférico, que apuesta por el ataque y que asume riesgos defensivos. En Las Gaunas se presentará con tres hombres en punta: el experimentado Rubiato y los imberbes Álex González y Ale Cruz, abiertos a la bandas. Uno, tres y dos goles, respectivamente. Otro jugador que acierta en la diana, el capitán Yeray, se perderá el compromiso por lesión.