La Rioja

Diferentes variantes para elegir

  • El técnico prueba con Amelibia como compañero de León en la medular ante el partido del domingo frente al Mensajero

La UD Logroñés sigue ajena a lo que sucede más allá del 100x70, centrada en el partido frente al Mensajero e intentando convertir las críticas en alabanzas, aunque para ello será obligado ganar al cuadro canario en la matinal del domingo. Carlos Pouso se mostraba ayer sonriente, dialogante y con otro cara menos tensa que días antes. Sabe que tiene el respaldo de Félix Revuelta, pero también es consciente de que no puede defraudarle.

El técnico estuvo probando diferentes alternativas sobre el césped. Ganar el Mensajero supone derrotar a un rival que a día de hoy se puede considerar directo, romper la dinámica actual, volver a estrechar lazos con la grada y reforzar un estado anímico que no es el mejor. Todo en uno. No hay alegría en la plantilla. Pesan los resultados y algunos jugadores lo están acusando más que otros.

La visita del Mensajero puede suponer ver a Julio Rico en el lateral derecho y a Adrián Pazó como compañero de César Caneda, pero sobre todo puede presentar la gran variante de apreciar más fuerza en el círculo central con Jon Ander Amelibia como compañero de Adrián León. Es una opción que fuera de casa ha tenido su importancia y a la que se recurre cuando se busca seguridad. Al dibujo, al doble pivote. Más allá del mismo, adelantar a Amelibia significaría dar mayor libertad ofensiva a León cuando la UD Logroñés tenga el esférico; cuando no lo tenga, la capacidad defensiva aumenta considerablemente con los dos.

Juanfran Guarnido y Fran Pastos siguen lesionados, por lo que la punta de ataque queda para Mendi, salvo que Pouso quiera experimentar de nuevo con Espina. Opciones tiene, aunque amén de evaluar el rendimiento futbolístico, el técnico tendrá que poner sobre la mesa el estado anímico. Ayer, por ejemplo conversaba con Thaylor cuando éste abandonaba los vestuarios. Al bilbaíno no se le veía contento ayer sobre el césped y su juego necesita alegría. Y como él, otros muchos. Además, Thaylor es uno de los futbolistas cedidos por el Eibar y el cuadro armero ya ha anunciado que puede mover a algunos de ellos en el mercado de invierno en busca de más minutos de fútbol.