La Rioja

Mendi conduce el balón en una jugada. ignacio izquierdo
Mendi conduce el balón en una jugada. ignacio izquierdo

UNO A UNO

OCHENTA MINUTOS DE DESACIERTO

La UD Logroñés regresó a las andadas de los primeros partidos como visitante del campeonato. Desacertado en ataque e inseguro en defensa, en el aspecto individual cada uno de los jugadores sobre el césped demostraron, salvo Mendi, dudas en casi cada una de las acciones que intentaban. Faltos de confianza, el equipo jugó ochenta minutos para olvidar. Los cambios y la línea de 3 atrás sirvieron para meter al rival en su propia área y al menos buscar la heroica, pero esta vez no fue suficiente. Además, la 'revolución' en el once de Pouso, técnico de los riojanos, ni muchos menos surtió efecto. Todo lo contrario.

MIGUEL: El guardameta riojano no tuvo errores, pero tampoco aciertos. Dos le remataron y dos fueron para dentro. Tuvo dos buenas intervenciones a tiros lejanos. Pero suspende como el resto del equipo titular.

RICO: Contundente en defensa, impreciso en ataque a la hora de poner centros en las escasas ocasiones que se sumó al ataque. Pero al menos en la labor defensiva mantuvo el tipo.

CANEDA: De los pocos que no rotó en la tarde de ayer. Según su técnico se le notó cansado. Estuvo impreciso y poco contundente. Al final fue sustituido y el técnico decidió poner una defensa de tres, con Rico, Pazó y Paredes.

PAZÓ: Comenzó quizás manteniendo mejor la línea defensiva. Fue de los que rotó en esta consecución de tres partidos. Pero de nuevo volvieron las dudas generales en la línea defensiva.

PAREDES: Marcó el tanto que puso el partido en la heroica en un disparo fantástico desde fuera del área. Pero durante los ochenta minutos previos estuvo al nivel del resto del equipo: impreciso y sin confianza.

ADRIÁN LEÓN: Se ahogó en el centro del campo. Según el técnico, porque tampoco ha podido rotar y estaba cansado. Y sin esa chispa de físico superior, Adrián León ofrece su versión más gris.

JAVI REY: Mal. Impreciso en todo momento. Se ofrece bien, y se tira con agresividad a la banda, pero no decide bien. Se le nota una ausencia total de confianza. Quizás uno de los más bajos en el aspecto anímico.

CHEVI: Es de los pocos que tiene capacidad para ser vertical en el centro del campo. Pero su labor pasa desapercibida porque sus imprecisiones son manifiestas. No acierta con el tempo adecuado de la jugada.

CARLES SALVADOR: Parecía que Chevi con el 7 ocuparía la banda derecha, pero fue Salvador el 'extremo' del equipo por ese costado. Fuera de sitio, fuera de tono, fuera de ser relevante. Se entrega, quizás como el resto del equipo, pero no ofrece soluciones ofensivas adecuadas, al menos arrancando desde esa citada banda derecha.

SERGIO GARCÍA: No ganó ni una a su par. Fue superado claramente por su lateral. Cuando lo intentó, se le vio que no está acertado, y que parece estar lejos de estarlo.

MENDI: Sin duda el mejor del partido en el descrédito general del once titular de ayer de Pouso. Le puso pimienta a modo de esfuerzo. Estuvo agresivo y demostró su calidad con un disparo al larguero tras un gesto técnico de fábula, y otro lanzamiento desde la frontal que se marchó rozando la escuadra.

PABLO ESPINA: Salió para cambiar algo el partido. Y puso algo más de acción en la zona izquierda (hasta que entró Reguilón) del ataque riojano. En cuanto pudo se marchó por dentro para buscar más pelota. No tuvo ocasión alguna de remate.

REGUILÓN: Protagonizó una gran jugada personal que acabó con disparo al primer palo y Olmedo desvió a córner. Pouso justificó su suplencia al encontrarse algo cansado. Fue importante para reaccionar el partido, pero no decisivo.

THAYLOR: A buen seguro el hombre encargado de poner electricidad al partido cuando éste parecía ya en coma. Se puso por banda derecha y posibilitó varias acciones de cierto peligro. Se le anuló un gol tras peinada de Mendi, al que se le pitó un fuera de juego inexistente. De nuevo volvió a confirmar que vale más como revulsivo que como titular, por lo demostrado hasta ahora en este inicio de campeonato.