La Rioja

Carlos Pouso, ayer. :: juan marín
Carlos Pouso, ayer. :: juan marín

«Al final, la ansiedad te lleva a precipitarte»

  • Carlos Pouso

  • Entrenador de la UD Logroñés

El entrenador blanquirrojo, Carlos Pouso, no puso peros al empate, pero sí que echó en falta, una vez más, llegada a la portería rival. El técnico sigue asegurando que con el trabajo que hacen va a llegar la solución a los problemas.

Al final, un punto. ¿Cómo le deja?

Frío. El equipo ha trabajado para conseguir los tres. Es cierto que hemos estado un poco espesos por momentos y que nos ha faltado profundidad, pero el esfuerzo y la actitud de los chavales ha sido coherente. Al final, la ansiedad a veces te lleva a precipitarte. Y con las decisiones que hemos tenido que tomar, con lo que ha sucedido, es posible que me haya confundido yo, por jugar con toda la artillería de entrada y luego cuando han venido las molestias de Espina y Mendi, nos hemos quedado un poco cortos. Tal vez hubiera sido mejor empezar con uno y dejar al otro para luego. Asumo mi responsabilidad.

Hay que estar fuertes en las áreas. En la rival no se ha estado...

Hemos llegado, hemos generado, pero nos ha faltado chicha, nos ha faltado chispa en los últimos metros y al final acabas perdiendo la fe. Hay que reconocerlo y trabajar. Es que no queda otra. Perseveraremos para que cambie eso.

¿Cómo se puede conseguir?

Trabajando más. Somos lo que somos. En este momentos estamos un poco justos. Con las lesiones de Juanfran y Fran Pastor no estamos con la gente de área. Sergio ha jugado haciendo un esfuerzo, cogido con hilvanes. Nos están penalizando las ausencias en una semana muy comprimida. Y menos mal, gracias a Dios que nos hemos borrado de la Copa Federación, porque vendrían otras dos semanas seguidas de partidos domingo, jueves y sábado, donde haríamos alineación indebida, porque no tenemos jugadores para poderla disputar. Hemos tomado una decisión correcta.

¿Qué puede decir del rival?

Ha hecho un partido muy digno. En defensa ha estado solvente y arriba tampoco nos ha hecho demasiado. Al final nosotros estábamos nerviosos, un poquito volcados, nos hemos partido un poco y en esas acciones de querer ir a ganar, puedes perder el partido. Si no eres capaz de ganar un partido, no lo pierdas. Pero ahora mismo con la ansiedad que tenemos, porque todos queremos estar mejor de donde estamos, pierdes un poquito los papeles. Al final nos hemos revolucionado un poco. Hemos visto un par de jugadores que los han perdido un poquito por demasiada tensión, por ganas de ganar. Tenemos que ser un poco más fríos. Es fácil de decir, pero un poco más difícil de hacer ahí dentro, a ciento ochenta pulsaciones.

Se ha jugado demasiado en horizontal.

Ellos han estado muy juntos, con mucha gente por detrás del balón y no es fácil. Al Barcelona le pasa también y nosotros no somos el Barcelona. Se han sacado centros desde las bandas, pero no hemos tenido ocasiones claras de remate. Pero no queda otra que seguir intentándolo. Hay que agitar el árbol y tratar de buscar soluciones. Eso va en mi responsabilidad.

La única forma de engancharse es ganar partidos.

Este ya no lo vamos a conseguir. El domingo es la primera oportunidad que tenemos y es en lo que nos tenemos que centrar a partir de mañana. No tengo más receta que el trabajo, y si no estoy yo y viene otro, sólo se va a hablar de trabajo y el que hable de otra cosa está inventando.

¿Entiende el enfado del público al final del partido?

Yo al público le entiendo siempre y siempre le voy a entender. El público es soberano, aquí y en China. No hay ninguna pega. No tengo nada que reprocharle. Al final, ellos pagan su entrada y quieren ver ganar a su equipo y que el equipo juegue bien. Y si no lo estamos haciendo, pues muestra su desagrado. No nos queda más que trabajar para revertir la situación y que animen. Pero somos nosotros los que tenemos que conseguirlo. El aficionado quiere hacer el segundo gol antes que el primero y nosotros también, que somos los que más sufrimos. Actitud y huevos tenemos nosotros y el de enfrente. Es más cuestión de juego, de tranquilidad, velocidad y ritmo que de actitud.