La Rioja

vídeo

Mendi protege el balón ante el acoso de Muneta. :: díaz uriel

El gran salto de la UD Logroñés

  • Los blanquirrojos reciben al Sanse en busca de dar ese paso adelante que les permita codearse con los mejores

  • Los riojanos se miden a un equipo que no sabe empatar, que es el más goleador del grupo y el segundo más goleado

El San Sebastián de los Reyes, Sanse para los madrileños, es uno de esos equipos desconocidos en el fútbol de La Rioja. Habituado a transitar en el balompié de la capital, con algunas alegrías en Segunda División B, el Sanse busca su asentamiento en la categoría. Su perfil responde al de otros muchos equipos de Madrid, de la comunidad, que viven a la sombra de los gigantes de Concha Espina y Manzanares, pero que intenta asomar la cabeza con mayor o menor fortuna. No era extraño ver a clubes como Leganés o Getafe en Segunda División en la época en la que el viejo Las Gaunas se codeaba con ellos e incluso disfruta de un mejor horizonte. Ahora todo es diferente. El Sanse, con 15 puntos en la tabla fruto de la disyuntiva entre la victoria y la derrota, se presenta en Las Gaunas con la etiqueta colgada al cuello de recién ascendido, pero con más experiencia en sus filas de la que desvelan los escritos.

La UDL inicia esta noche (20.45 horas) una nueva tacada de partidos, cinco, comprimidos en un mes. Sale de octubre victoriosa en sensaciones y con una notable mejoría en su juego defensivo, pero aún está débil en ataque y en números. Pudo acabar octubre con 22 puntos, pero lo ha hecho en 15 y desde que comenzó la temporada se ha visto a obligada a aumentar el ritmo de sus paladas para no perder de vista las primeras plazas. «En este momento las sensaciones han sido superiores al juego, pero en otros los números fueron mejores que el fútbol que hacíamos. En Albacete jugamos francamente bien, pero queda ese gol encajado. No voy a decir que estuvimos relajados o que debíamos haber cometido una falta en la conducción, pero sí que es cierto que no fijamos bien y concedimos el centro. Luego quisimos, pero nos faltó profundidad y ellos se juntaron y tiraron de experiencia. Creamos poco peligro para el juego que desarrollamos», señala Carlos Pouso.

Tanto el Sanse como los equipos que cobija noviembre invitan a los riojanos a dar el gran salto que aún no han protagonizado. Ese salto supone ir hacia delante o hacia atrás, llamar a las puertas del play off de ascenso o abrir el cajón de las dudas. Una de las llaves ya la ha conseguido, la defensiva; otra no, la ofensiva. La realidad apunta que cuanto más tarde en dar ese salto mayores serán las ansias y las prisas. Constancia. La que hasta la fecha no ha mostrado sobre el rectángulo de juego. «He estado más preocupado por otros aspectos del juego que por la tabla. Para estar arribar teníamos y tenemos que mejorar. El equipo ha crecido, pero nos ha costado más de lo que yo pensaba. Eso va en mi debe. En pretemporada trabajamos bien, pero luego nos ha traumatizado no hacer las cosas bien y la pérdida de confianza que hemos vivido. Eso es culpa nuestra. Punto. Podemos pedir más ánimo del público, pero somos nosotros los que debemos animar al público. Cuando ves a aficionados en las gradas del Carlos Belmonte y pierdes, no pegas ojo durante la noche. Es una responsabilidad y te disgustas cuando no llegas dónde pretendes llegar», dice Pouso.

El partido anticipa un intercambio de golpes. La UD Logroñés defiende su honor en Las Gaunas, mientras que el Sanse no se resiste a la emoción de marcar. Sus datos son tan curiosos como peligrosos. Es el conjunto que más goles ha marcado en el grupo, veinte, pero también es de los que más encaja, veintiuno. Así, sólo el Gernika presenta peores guarismos, veintidós. Las madrileños sólo han fallado en su cita con el gol en un encuentro, en el que perdieron 2-0 contra el Rayo Majadahonda. La UD Logroñés esta advertida, aunque en su haber incluye que siempre marca en Las Gaunas. Hasta cinco le hizo al Athletic. «Es un equipo que juega junto y cuenta con gente de calidad en ataque, determinante. Negredo (logroñés de nacimiento) es el eje; Pichín (máximo goleador, con cuatro tantos) tiene calidad,. Dispone de futbolistas con enorme experiencia. La etiqueta de recién ascendido no pasa de etiqueta. Está en Segunda B y punto. Es verdad que no ha empatado aún, pero al final siempre empatas más días de los que quieres. En este momento, gana o pierde. Es el máximo goleador, pero también encaja muchos goles. No puedo decir nada malo de él, porque cuando le he visto, ha ganado», señala.

Con estas credenciales, Pouso confía en no ver a un adversario preocupado exclusivamente por defender el punto, sino por enfrentarse a un rival que busque el tuteo. «En Sestao jugó abierto. Combina y es vertical, que no quiere decir que sea directo. Ahora bien, si se repliega tiene capacidad de salir rápido al contragolpe. Tampoco hay que darle demasiadas vueltas. A mí me gustó en Las Llanas. Me parece un muy bien equipo», recuerda.

El preparador anuncia cambios que no revoluciones. Primero, debe ocupar la vacante de Julio Rico. Carles Salvador parece el recambio. Luego debe establecer el orden. Guardaespaldas para Adrián León o no. Es decir, ubicar a Amelibia en el pivote o no. «Se puede trasladar esa posibilidad, pero seguramente no la veamos hoy en Las Gaunas. En Gobela, Adrián jugó por delante de Amelibia; en Albacete, jugaron juntos», indica antes de advertir que sus hombres no estarán tan frescos como cuando juegan «sólo los domingos», pero no duda de que es «cuestión de tiempo» ver a la UD Logroñés como todos «quieren».