La Rioja

EQUILIBRIO EXTREMO

La UD Logroñés ha perdido en Albacete (1-0). Entraba en la quiniela. Los manchegos no habían perdido en el Carlos Belmonte y así siguen. La UDL rompió la dinámica del Arenas, pero no ha podido frenar la escalada de un equipo que ha puntuado en todos los compromisos, salvo en uno. Ese 1-0 como signo de victoria o derrota es el síntoma de que éstas llegan por pequeños detalles y que el grupo en el que viven ambos se define por el equilibrio más extremo que se podría imaginar.

No es una tragedia perder en Albacete. Las sensaciones fueron mejores que el marcador, aunque es verdad que el gol de Aridane no invitó a que la UDL reaccionara y diera un paso adelante como lo hizo en Gobela hace siete días. No siempre el cuerpo es capaz de exportar ese comportamiento. Ahora bien, en ese campo donde nació el Queso Mecánico, la UDL mostró quizá su mejor comportamiento como bloque en este inicio de campaña. No durante los noventa minutos, pero sí durante muchos de ellos.

Carlos Pouso parece haber terminado la pieza defensiva. Sueña acompasada, sin instrumentos indisciplinados. Le ha costado y le cuesta porque todo es nuevo. O casi todo. Ahora falta escribir la pieza que da la gloria a la obra. El 'allegro', el gusto por el ataque. En un equipo que carece de jugadores como Aridane, habitual en Segunda y con dos docenas de aciertos por campaña como tarjeta de visita, el gol es coral. Aún no le ha cogido el ritmo. Pero ni la UDL ni muchos otros.

El Rayo Majahonda es líder con 21 puntos. Seis más que los riojanos, que acabarán la jornada a tres del cuarto clasificado. El Rayo venció por 0-1 en Guernica, marcador por el que ha perdido la UDL y por el que el Castilla ha superado al Bilbao Athletic. Y si hay un empate, también es a un gol, caso del firmado por Real Unión y Socuéllamos, o a cero, Leioa y Fuenlabrada. El gol se cotiza más caro que nunca en este grupo. En el encuentro entre Real y Zamudio (5-0) se marcaron cinco goles, los mismo que en los otros cinco partidos de la tarde de ayer.