La Rioja

Carles Salvador se lleva el balón ante el capitán del Sestao Eneko Rubio. :: justo rodríguez
Carles Salvador se lleva el balón ante el capitán del Sestao Eneko Rubio. :: justo rodríguez

«Vi el espacio, la pelota cayó perfecta y tuve la suerte de marcar el gol»

  • El actual lateral derecho blanquirrojo salvó un punto en el último minuto ante el Sestao. Estaba en el sitio y pudo aprovechar un buen centro

  • Carles Salvador Lateral de la UD Logroñés

Carles Salvador es un jugador que va bien donde lo pongan. Se adapta a la posición e intentar hacer bien las cosas para el equipo. El domingo subió al ataque cuando la UD Logroñés se lo jugó todo y tuvo la fortuna de agarrar un excelente disparo que dio con el balón en las mallas en el último suspiro ante un Sestao que ya se veía vencedor.

Su tanto sirvió para sumar un punto que se daba por perdido...

Al principio, queríamos los tres puntos. Sabíamos que era importante para situarnos arriba en la clasificación y encontrarnos en una posición más cómoda mirando hacia arriba. Pero viendo el desarrollo del encuentro, si no puedes ganar, por lo menos hay que intentar no perder.

Chutó casi sin ángulo. ¿Cómo se encontró ahí el balón?

Eran los últimos minutos y estábamos volcados. Vi el espacio, la pelota cayó perfecta y tuve la suerte de que entrara el gol. Cuando chutas, siempre piensas que vas a marcar, pero los tiros no salen igual y, por fortuna, éste salió bien.

¿Cómo fue el estar allí, tan adelantado?

No quedaba tiempo para más, estuvimos cogiendo los rechaces, haciendo juego directo y poniendo balones a la olla. En una de esas, en la última jugada del partido, el balón me cayó a mí y el disparo entró.

El equipo tuvo ambición al principio, pero luego se perdió en un mar de dudas. ¿Cuál pudo ser el motivo?

Empezamos bien la primera media hora. Tuvimos varias ocasiones claras, pero sí que es verdad que, poco a poco, no sé por qué, ellos empezaron a recuperar balones, con contras que generaban sensación de peligro. Luego, en la segunda parte empezamos igual. En una contra nos pillaron descolocados, no hicieron el gol, y fue cuando el equipo reaccionó.

Hubo más intensidad a partir del gol.

Vas perdiendo en el marcador y te toca arriesgar. Quizás pecamos del juego directo y de desplazamientos largos, pero al final, por empuje y saber estar, unido al paso atrás que dieron ellos, nos permitió crear alguna ocasión más, meterlos ahí, y al final la pelota entró.

¿Cómo se siente jugando en el lateral?

No es desconocida esa posición para mí, porque he jugado en ella. No es mi posición más natural, pero las circunstancias se han dado así, juego ahí y encantado.

El ser un comodín le da minutos en varios puestos, pero no termina de ser fijo en ninguno...

Me ha pasado en varios sitios. Tiene la parte positiva de que siempre puedes entrar en el equipo, y tiene la negativa de que un día juegas aquí, otro allá, y a veces te cuesta volver a coger los automatismos.

Actuó en pretemporada en el lateral. Luego, empezó la temporada sin jugar. Ahora se va aclimatando al puesto...

En pretemporada ya jugué contra el Alavés y en Gernika, pero son pruebas que se hacen. El técnico me ha probado y piensa que puedo jugar ahí.

Por su estilo de juego tiene tendencia a subir. ¿Por qué no lo hace en más ocasiones?

Depende del interior que te toque. Thaylor apura mucho la línea, espera la pelota muy abierto y eso dificulta la labor de doblar. También depende de si juegas fuera o en casa.

En Barakaldo se ajustó el aspecto defensivo. El domingo volvieron los nervios.

Plantearon un partido donde jugar por dentro era muy complicado y todas las pérdidas que tuvimos ahí nos generaron que salieran a la contra, que tuvieran espacios. Puede dar esa sensación, pero tampoco tuvieron ocasiones.

La falta de intensidad, y de continuidad pudo ser el mayor problema en el partido?

Yo creo que no faltó intensidad, pero entramos en una dinámica en la que no salen las cosas y donde parece que no haya mucha continuidad, porque ellos te roban el balón. No supimos gestionar bien esas situaciones. Cuando un equipo viene a jugar a eso y ve que le salen las cosas, se viene arriba y cogen confianza. Y al revés, cuando tú ves que no sale todo bien, que intentas jugar por dentro y te roban una y otra vez el balón, y te hacen contras, te genera esa inseguridad de que te pueden marcar. Pero ocasiones, sólo tuvieron dos, la del gol y un tiro extraño que detuvo Miguel.

Ahora, tocan Arenas y Albacete, dos rivales de enjundia y lejos de Las Gaunas.

Todos los partidos son diferentes. No te puedes fiar de la clasificación de ningún equipo. El Sestao está abajo pero para mí planteó un partido muy bueno en defensa y es el rival que más me ha gustado en Las Gaunas. Hay que jugar los partidos, porque pasan cosas diferentes en cada uno de ellos.

El décimo puesto sabe a poco...

Todos esperábamos tener más puntos a estas alturas. Pero esto acaba de empezar, ganas dos partidos y te pones arriba y pierdes uno y te vas hacia abajo. Hay que intentar seguir en la dinámica positiva, que conlleva hacernos fuertes en Las Gaunas y arañar todo lo que sea posible fuera de casa.