La Rioja

Adrián Pazó, de chilena, envió el balón al larguero. justo rodríguez
Adrián Pazó, de chilena, envió el balón al larguero. justo rodríguez

UNO A UNO

LA UD LOGROÑÉS NO ESTUVO ACERTADA

La de ayer no fue una buena jornada para el conjunto blanquirrojo. Tras un comienzo esperanzador, los jugadores no estuvieron acertados ni consiguieron realizar el trabajo que exigía el Sestao River, bien colocado, con doble muralla defensiva y que en un error en el centro del campo se puso por delante en el marcador.

MIGUEL: Poco trabajo tuvo el meta blanquirrojo a lo largo del encuentro, y no estuvo mal. En el gol poco pudo hacer ante el disparo cruzado de Rodri, que entró pegado al poste izquierdo.

SALVADOR: El gol que marcó sirvió para dar un punto al equipo riojano. Fue un acto de fe estar ante la portería rival en el último suspiro del encuentro. Durante el resto, se le vio dudar demasiado a la hora de llevarse el balón y salir al ataque.

AMELIBIA: Recuperado de la lesión que le tuvo sin entrenarse a tope durante la semana, el central blanquirrojo estuvo bien en el aspecto defensivo, aunque bajó a la hora de sacar el balón jugado, sobre todo en el primer tiempo. En el segundo buscó más a los compañeros.

PAZÓ: Bien en la faceta defensiva, intentó sacar el balón siempre hacia la posición de Espina, lo que surtió efecto sólo en dos ocasiones. En las demás, rifó el balón y eso fue en detrimento del juego en el centro del campo. Tras el gol fue el rematador riojano con más peligro, pero no tuvo la suerte de marcar en sus dos mejores envíos al portal de Magunazelaia, incluido el larguero.

PAREDES: Pareció demasiado nervioso a lo largo del encuentro, sin encontrar su habitual versión de seguridad en defensa y salida hacia adelante. Fue sustituido y se fue muy enfadado a la caseta.

ADRIÁN LEÓN: Luchador como siempre en el centro del campo, cortando todo lo que llegaba por ahí y muy encima del media punta sestaotarra. A la hora de jugar el balón, sin la visión suficiente como para hacer daño.

CHEVI: Se movió por el centro del campo, pero apenas pudo tener el esférico en los pies. No le llegaron balones en condiciones para poder jugarlos o se metió en la segunda muralla que puso el Sestao en la línea de tres cuartos, donde no pudo controlar como hubiera querido. Fue sustituido.

JAVI REY: Apenas entró en juego a lo largo del partido. Intentó bajar hasta la defensa para sacar el balón jugado, pero tampoco se lo dieron sus compañeros. Después, deambuló por el centro del campo sin entrar en juego. Fue sustituido.

THAYLOR: Tuvo dos buenas ocasiones nada más iniciarse el encuentro para conseguir el gol. Después se diluyó, hasta que volvió a resurgir tras el gol del Sestao. En el tramo final del partido se le vio más metido en su tarea y dejando buenos centros para los compañeros. Estuvo como perdido durante muchos minutos.

REGUILÓN: Necesita recibir más balones para poder hacer su juego de toque y centro, y aprovechar su rapidez en la banda. Ayer no tuvo quien le enviara el esférico y pasó bastante desapercibido. Mejoró cuando jugó como lateral, porque le llegaron más balones a la hora de iniciar el ataque por su banda.

ESPINA: Tuvo que jugar de espaldas y lo hizo bien en el inicio del encuentro, cuando tuvo balones para bajar y pasar. Luego, esos balones dejaron de pasar por su lado y tuvo que ir a buscarlos en situaciones siempre favorables a los defensas rivales. Estrelló el cuero en el larguero. En el tramo final, como todos, se volcó en el área rival y tuvo una ocasión, que no concretó.

MUNETA: Intentó controlar más el balón en el centro del campo. Sus pases en vertical dieron peligro al ataque blanquirrojo.

MENDI: Cumplió, como siempre, en la tarea de llevarse a los centrales, pero apenas tocó unos balones en el tiempo que estuvo sobre el terreno de juego.

PASTOR: Tuvo poco tiempo para moverse por la izquierda del ataque riojano. Con su entrada el juego ganó en velocidad. Sólo disparó a puerta en una ocasión.