La Rioja

«Mantener el equilibrio es la clave para ganar partidos»

Carlos Pouso, junto a su segundo, Raúl García, observa el trabajo de sus hombres en un entrenamiento en las instalaciones del Mundial'82. :: jonathan herreros
Carlos Pouso, junto a su segundo, Raúl García, observa el trabajo de sus hombres en un entrenamiento en las instalaciones del Mundial'82. :: jonathan herreros / JONATHAN HERREROS
  • Carlos Pouso Entrenador de la UDL

  • El técnico blanquirrojo tiene en cuenta la fortaleza del conjunto sestaotarra para valorar el triunfo que debe sumar la UD Logroñés

El empate conseguido en Lasesarre ha venido a capear el temporal que asolaba a la UD Logroñés fuera de casa en este inicio liguero. Hay que refrendar en Las Gaunas el buen punto logrado ante el Barakaldo. La plantilla blanquirroja ha trabajado esta semana pensando en volver a ganar y asegurar la victoria de nuevo en casa. Y lo tiene que hacer ante un Sestao River que lleva mejor campaña lejos de Las Llanas y que viene tras perder en Getxo. Carlos Pouso reitera que aún no ha conseguido lo que quiere de sus hombres y que si el balance defensivo parece que empieza a sacar buena nota, hay que equilibrar el juego del equipo llegando más al área rival.

El Sestao es un equipo peligroso fuera de casa. Sólo ha perdido un partido. ¿Qué espera de él?

Los guarismos dicen que va a ser un partido complicado. Lo cierto es que lo son todos, tampoco descubro nada. Hay que estar, como con todos los rivales, con el máximo respeto y con las orejas tiesas, porque el River es un buen equipo. Ha cambiado bastante respecto a la temporada pasada, y eso siempre tiene un peaje, para todos en general.

Sí que es cierto que en Las Llanas, que habitualmente ha sido un campo fetén para ellos, les está costando y, sin embargo, fuera los resultados están siendo más positivos. Son circunstancias que no sabes muy bien por qué suceden, pero que pasan.

¿Qué tiene que hacer la UD Logroñés para ganarles?

Algo que sólo ha hecho el Toledo. Los demás no han sido capaces. Vi a los verdinegros el día del Barakaldo donde hicieron un partido muy digno, muy correcto, en un campo difícil como es Lasesarre. Es un equipo bien armado, sólido, con una buena mezcla de experiencia y juventud, que tiene argumentos para poder ganar, a nosotros y a cualquiera, sobre todo si no estamos bien.

Hablamos de un Sestao rocoso, pero que en la actualidad se encuentra en puestos de descenso. ¿Se podría considerar que no es tan difícil?

Es difícil porque lo ha demostrado y, además, a estas alturas hay muy poca diferencia entre los equipos. Más adelante, no. Se habla mucho de que si encadenas dos victorias seguidas te metes arriba o sales de abajo. No es fácil, no las encadena mucha gente. Lo que está claro es que los equipos trabajamos para encadenar, no dos, sino las treinta y ocho victorias seguidas. Nosotros no estamos aún en la media que pretendíamos. Si quitas al Toledo, nadie está en esa media, que te asegure el primer puesto final. En Segunda B con cuatro puntos de cada seis, se puede conseguir. Ahora, lo normal es que no haya muchas diferencias. En la jornada veintiséis no pasa. Si pierdes dos partidos, sólo pierdes dos o tres puestos. Y si los ganas, tampoco subes más. Ahora le doy más importancia a los puntos que a la posición. Nosotros quisiéramos tener más, y el Sestao aún tiene menos. Y los empates también suman. Parece poco cuando lo consigues, pero es mucho peor no sumar nada.

Pero en Las Gaunas no queda otra que ganarle...

Evidentemente hay que intentarlo. Lo buscamos siempre. Nuestras premisas son claras e intentamos ganar todos los domingos.

El equilibrio en el juego

La fórmula de ataque del día del Athletic es muy difícil de mantener...

Ya les he dicho a los jugadores que hemos gastado el comodín del cincuenta por ciento. Si puedes marcar cinco goles, hay que hacerlo, pero hay que evitar que te hagan tres. Si que es cierto que a mí me gustan los partidos más cerrados, con mi equipo más armado y más sólido. Lo he dicho siempre y no creo que cambie mucho mi forma de pensar.

Pero sí que habría que continuar con el balance defensivo desarrollado en Lasesarrre...

Sí, con varios peros. Al final, esto es equilibrio. Mantener la defensa y el ataque en un porcentaje igualado. Hacer cinco goles y que te metan cuatro, vale para un día, pero no vale de nada si no te hacen y tú tampoco eres capaz de marcar. ¿La mejor defensa es un buen ataque? No estoy de acuerdo. ¿El mejor ataque es una buena defensa? Menos de acuerdo todavía. Hay que buscar el equilibrio en el que el equipo no sea vulnerable y a la vez sea más capaz de generar y hacer daño. En Baracaldo, donde es muy difícil hacer ocasiones, concedimos muy poco, pero en ataque, más que por desacierto nuestro, por acierto del rival, no fuimos capaces de hacer más.

Continúa trabajando el ataque, la forma de llegar con peligro. ¿Cómo siente que se asimila sobre el césped?

Nosotros siempre hacemos cosas diferentes, porque el rival nunca es el mismo. Dentro de la planificación mi equipo es el más importante, pero no lo único. Yo creo que hay un porcentaje en el que al rival hay que estudiarle, ver sus virtudes, si tiene algún defecto, explotarlo, y si no lo tiene, buscárselo. Es en lo que trabajamos todas las semanas, pero no somos muy originales, porque los contrarios seguro que hacen lo mismo. Y a veces se nos olvida que a esto juegan dos y que no soy tan bueno como para ganar o perder yo. Eso es el Madrid y el Barça, con los que parece que los rivales no juegan. El Alavés no gana en el Camp Nou, el que pierde es el Barça. Y el Eibar no empata en el Bernabéu, sino que es el Real Madrid que no es capaz de ganar. La UD Logroñés es mucho más humilde y sabemos que tenemos que estar muy bien si queremos ganar los partidos. Y trabajamos en función de eso.

¿Tiene la sensación de que el equipo va mejorando en su juego en su forma de llevar los partidos?

Sí, pero no estamos para lanzar las campanas al vuelo. No me gusta ser conformista. Por eso, cuando me preguntaron el otro día sobre el aspecto defensivo ante el Barakaldo, dije que sí, que fue bueno, pero que eso es conformarte con poco. Buscamos otra cosa, buscamos más. Ser más dominadores de todas las situaciones del juego, contando que el rival también busca lo mismo. Pero si queremos hacer lo que pretendemos, debemos ser exigentes con nosotros mismos para saber que debemos mejorar.

¿Sería importante continuar con la racha de triunfos en casa para mejorar la trayectoria del equipo?

Trabajamos para ello, pero sin pensar en rachas, sino en el partido en concreto, el más difícil, porque es el próximo. Como cada encuentro, el que juegas es el que te va a dar puntos si ganas o el que te va a dejar un mal recuerdo si lo pierdes. Y nosotros queremos ganar todos.