La Rioja

Pouso vuelve a disponer de todos

Fran Pastor pierde la  verticalidad tras la  entrada de un jugador del Leioa, en el primer  partido de la Liga.  ::
Fran Pastor pierde la verticalidad tras la entrada de un jugador del Leioa, en el primer partido de la Liga. :: / Juan Marín
  • Fran Pastor completa el entrenamiento con normalidad y podría estar de nuevo a las órdenes del preparador vasco

  • El técnico tiene múltiples opciones para elegir ante la visita del Sestao, si bien no tomará una decisión hasta el sábado

logroño. Dos porteros, ocho defensas, siete centrocampistas y cuatro delanteros. Carlos Pouso tiene material humano suficiente para elegir ante la visita del Sestao, este domingo. Hacía mucho tiempo que el preparador vasco no disponía de todos sus efectivos para preparar un compromiso. Fran Pastor ha sido el último en sumarse al grupo. Ayer trabajó con total normalidad. Buena señal.

Pastor se lesionó en Toledo. Un problema muscular. Una nueva experiencia. Desde aquel día ha estado trabajando al margen del grupo, si bien participaba de él en los últimos entrenamientos, aunque no llegaba a completarlos. Ayer, sí. «Es la primera sesión de trabajo que concluyo con normalidad. He estado de comodín (jugando con ambos ataques en los partidos que se diseñan) y me he sentido bien, con sensaciones satisfactorias, pero después de estas semanas prefiero ser cauto y ver cómo evoluciona los días antes de pensar en jugar o no el domingo», decía ayer el extremo madrileño.

Julio Rico, que también se lesionó en aquel compromiso, trabaja con normalidad desde hace tiempo. Era de los pocos que estaban en la nómina de le enfermería, pero hace ya días que se encuentra a las órdenes de Carlos Pouso. Y lo mismo se puede decir de Luca Ferrone, que viajó el domingo a Barakaldo. El último de esa relación de futbolistas que no estaban al cien por cien es César Caneda. También se está ejercitando con normalidad después de que no acudiera a Lasesarre debido a una lumbalgia que le hizo perderse el primer encuentro de la temporada.

Todos ellos tendrán que pelar por una plaza en un once que comienza a definirse y que por primera vez ha enlazado dos semanas sin perder. Cuatro puntos en dos encuentros. «Cuando estás sobre el césped el tiempo pasa volando, pero cuando ves el partido desde la grada se hace eterno. Lo único que puedes hacer es animar al equipo», apuntaba Fran Pastor, que admitía que ayer volvió a «sonreír». «El fútbol es mi vida y no jugar es complicado. No tengo miedo a la lesión, pero es algo nuevo para mí, porque jamás me había pasado», añadía.

La recuperación de Fran Pastor da diferentes opciones a Carlos Pouso, siempre que éste considere que ya puede volver a la competición. Puede incluirlo en la banda derecha y presionar a Thaylor; puede jugar en la banda izquierda y desplazar a Pablo Espina al centro. Y por supuesto, evitar que Reguilón se relaje, aunque viéndole entrenar es complicado pensar que el joven madrileño caiga en el tedio. Pelea, va al choque y es capaz de pegarse un esprint al finalizar la sesión para dejar el balón en las redes y ensayar la celebración del tanto antes de ponerse con el grupo a estirar músculos. Le sobra confianza.

«La velocidad es fundamental para mí porque mi juego es de desborde y de encarar al adversario. Debo ir poco a poco, aunque como he dicho, las sensaciones son mejores que las de semanas anteriores. Ahora bien, no sé si podré jugar o no. Por otro lado, el equipo está bien, sobre todo después del empate en Lasesarre. Es un campo en el que los visitantes se van a dejar muchos puntos y nosotros ya hemos sacado uno. No es fácil enlazar dos victorias en este grupo, aunque eso hace que viva muy igualado y que nosotros no estemos lejos del Toledo. Por cierto, llama la atención que sea líder con esos números, pero a mí es el conjunto que más me ha gustado de los que he visto hasta la fecha», concluye Pastor.