La Rioja

El placer del riesgo

El placer del riesgo
  • Los aficionados de la UD Logroñés festejan con alegría los goles de la UDL, pero con temor ante el juego de unos y otros

Ir a Las Gaunas es en ocasiones como montarse en el Tren Chispita, que nunca sabes que te vas a encontrar al salir del túnel. En el Municipal jamás adivinas qué pasará sobre el césped. Los aficionados blanquirrojos, eso sí, disfrutaron de la victoria del equipo, de los goles de sus jugadores y se pusieron en pie para despedir a Sergio Reguilón, cuyo nombre ya es un grito de guerra en el fondo sur. Hay muchos placeres, pero el del riesgo es único y en un partido de la UDL siempre hay riesgos que asumir.

Pero esos festejos eran un sentimiento de alegría y también de tensión. La afición daba rienda suelta a ese miedo que tenía en el cuerpo, pues se veía superior al Bilbao Athletic. Por ocasiones, muy superior a un equipo que no exporta seguridad defensiva y que da la sensación que en cualquier momento se le puede marcar.

Así, la grada encontró en Reguilón a su mejor aliado. Celebró el primero, festejó el segundo, aplaudió el tercero y ovacionó el cuarto. Y el madrileño respondió como todo un veterano cuando después de su fantástico segundo tanto levantó con sus brazos a la grada. La comunión entre ambos es absoluta.