La Rioja

SEGUNDA DIVISIÓN B

Siete nombres en la historia de la UD Logroñés

  • Torres, Cervero, Sergio Rodríguez, Menudo,... nombres propios que ya forman parte del legado blanquirrojo. La entidad crece, aunque aún no ha dado su gran salto

  • Raúl Torres marcó el primer tanto en la corta vida del club; siete años después, Reguilón ha grabado el gol 300 en Liga

Los números redondos tienen una atracción importante en el mundo del fútbol. Por eso, el gol número 300 de la UD Logroñés en Liga tenía el morbo habitual de conocer quién lo iba a marcar y pasar así a la historia del club. Desde este pasado domingo, la UD Logroñés lleva ya 319 goles en su haber. 301 los han sido en Liga; 3 más en 'play offs' que ha disputado; y 15 en la Copa del Rey.

El domingo pasado, ante el Socuéllamos, se ventilaba ese gol número 300 en liga. Iba a ser el primero que anotase el equipo que dirige Carlos Pouso. Y fue Sergio Reguilón el que lo firmó en el haber del club y en el suyo propio. Pero la historia, hasta llegar a este tanto, ha dejado otros seis nombres: Raúl Torres, Diego Cervero, Sergio Rodríguez, Rubén García, Juan Carlos Menudo y Jordan Gaspar.

Raúl Torres

El primero, en Villajoyosa

Toda historia tiene un inicio y un nombre propio para ella. En este caso, Raúl Torres fue el autor del primer gol en la historia de la UD Logroñés. Lo anotó en el primer partido, celebrado en Villajoyosa el 28 de agosto del 2009, donde la UDL perdió por 2-1. Torres marcó en el tramo final, pero no se pudo remontar.

«Sirvió para empezar. Ese partido lo perdimos 2-1 tras haber jugado también en la Copa del Rey contra el mismo equipo. Sirvió para dar un poquito de emoción al encuentro. No fue un momento muy grato porque perdimos los tres puntos, pero empezar la historia de este club formando parte de ella, fue agradable», admite Torres.

Tras dejar el fútbol activo después de cuatro años en la UDL y ser el futbolista que más campañas ha jugado como blanquirrojo, ahora continúa dentro del organigrama del club en el equipo juvenil y entrenando a los guardametas del primer equipo: «Empecé con este proyecto. Sigo vinculado al club y espero que dure muchos años y vengan muchos éxitos», apunta.

Diego Cervero

El 50, a la Cultural Leonesa

No podía falta en esta lista, el máximo goleador de la historia del club, el asturiano Diego Cervero, que llegó a los 51 goles en sus tres años como blanquirrojo. Actualmente milita en el Fuenlabrada y ya marcó un tanto al equipo riojano hace tres jornadas. Cervero fue el encargado de anotar el gol número cincuenta. Se lo hizo a la Cultural Leonesa, en Las Gaunas, el 10 de octubre de 2010. Primero anotó de penalti y después marcó el segundo gol y definitivo del partido, que hacía llegar a esa suma al equipo blanquirrojo. Se iniciaba la segunda temporada del club, siempre en la categoría de bronce del fútbol español.

Sergio Rodríguez

El 100, al Osasuna B

Poco después de comenzar la temporada 2011/12, el 23 de octubre de 2011 se lograba el gol número 100. El azar vino a dar con un riojano a la hora de conseguir ese tanto. Ese día se ganó a Osasuna B por 2-1 y fue el segundo de los goles locales el que sumó ese número mágico. Sergio Rodríguez fue el autor, en lanzamiento de falta directa.

El ahora entrenador del Juvenil blanquirrojo lo rememora: «Recuerdo que en ese partido marqué de falta directa y que ganamos el encuentro. Yo no he sido un goleador, por lo que lo recuerdo con cariño. Y me siento muy satisfecho de haberlo anotado porque cuando lo hace un jugador de casa creo que el orgullo es doble. Fue un año bueno y no llegamos al 'play off' por muy poco. Si dura un poco más lo habríamos jugado, porque estábamos en línea ascendente».

Sergio es entrenador y lleva las riendas del equipo Juvenil junto a Raúl Torres, precisamente: «Raúl también es un hombre muy del club. Hemos jugado juntos y ahora estamos trabajando para la UD Logroñés desde otro prisma, también exigente, y muy a gusto».

Rubén García

El 150, también al Osasuna B

El tanto 150 llegó del pie de un jugador que no duró mucho más tiempo en el entramado del club blanquirrojo. Rubén García anotó también el segundo gol al Osasuna B, al que se derrotó por 2-1, pero en la temporada 12/13, el día 9 de diciembre de 2012. Marcó tras haberlo hecho primero Mario Barco. Rubén jugó quince partidos aquella campaña, no hizo ningún gol más y en el mercado de invierno marchó al Salamanca.

Juan Carlos Menudo

El 200, al Tropezón

Hubo que saltar una temporada, la 2013/14, para que llegara el gol número 200. Y tampoco duró más de una campaña su autor. Fue Juan Carlos Menudo. Y el tanto fue el primero de la goleada por 4-1 que la UD Logroñés endosó al Tropezón en Las Gaunas, el 14 de septiembre de 2014.

El sevillano cuajó una gran temporada, llegando a los 12 goles, cifra que nunca había tenido en su palmarés. Antes de empezar la siguiente campaña se fue al Cartagena, donde sólo ha estado un año.

Jordan Gaspar

El 250, al Compostela

Producto de la cantera del Villegas, pasando por el Comillas y la UDL Juvenil y el Agoncillo, Jordan se hizo un hueco en el primer partido de la temporada 2015/16 y marcó el segundo de los tres goles que anotó el equipo al Compostela. Significó al tanto 250 del equipo en la competición liguera. Jordan recortó a un defensa en el área grande y puso el balón lejos del alcance del meta. Fue un golazo. En enero se fue al Real Madrid Castilla después de haber anotado otro tanto más como blanquirrojo.

Sergio Reguilón

El 300, al Socuéllamos

Hacía mucha falta la victoria en este quinto encuentro de la actual campaña. Tras centrar Muneta y tocar Mendi, Sergio Reguilón le 'robó la cartera' al defensa socuellamino y empalmó para anotar el primer tanto del partido. Era además, el que sumaba el 300 en la historia a del club. Pablo Espina redondeó la cuenta para sumar una victoria muy importante para la tranquilidad de todos los blanquirrojos.

Reguilón ha vuelto al equipo después de que el año pasado empezara a despuntar como cedido por el Real Madrid y en enero se fuera al conjunto blanco de nuevo, solicitado por su dirección técnica. El domingo estaba exultante: «Es importante marcar este tipo de goles, y más en casa, con toda la gente que me tiene un cariño especial. Quedar para la historia para un hombre como yo que anota muy pocos goles es para estar contento y orgulloso. Fue un gol tempranero que vino muy bien para coger sensaciones».

Sergio se ha adaptado de nuevo al equipo: « Ya no es como el año pasado, Tengo un poco más de madurez y las cosas más sabidas. Me adapto mucho mejor a las circunstancias de los partidos y de los entrenamientos».