La Rioja

La resaca de la fiesta deja mucho plástico

  Aplausos. El público tuvo ocasión de batir palmas en varias acciones a  lo largo del encuentro.
Aplausos. El público tuvo ocasión de batir palmas en varias acciones a lo largo del encuentro.
  • Ya se esperaba un bajón en el número de espectadores para este partido, en el que hubo muy poco ruido en una grada deshabitada

No era una buena hora para celebrarse un partido de estas características en el segundo día de las fiestas de San Mateo. Se esperaba un bajón en la cantidad de público en Las Gaunas y así se dio. Entre la noche festiva, el mal comienzo del equipo, la deshora y la resaca de más de un aficionado, las gradas del estadio logroñés registraron una pobre ocupación.

Desde el club indicaban que habían acudido a la cita 1.883 espectadores, que vieron como el equipo iba cambiando de color como el camaleón en la jungla. Empezó con el color verde de la esperanza con buen juego y el gol de Reguilón, que sigue levantando el ánimo a los aficionados. Viró hacia el gris de la zozobra y terminó con el púrpura de una victoria que hacía mucha falta. El fondo sur se notó despoblado, vacío con respecto a lo que es la costumbre, y eso también hizo que el ambiente fuera más deslucido. No hubo apenas cánticos, sólo un par de tímidos ánimos tras sendas jugadas de peligro en el área visitante.

Hasta los fieles seguidores del Socuéllamos, que se presentaron en Logroño en un número cercano a los cien, tuvieron la ocasión de animar a los suyos. El gol en el minuto seis supuso un mazazo del que ya no se recuperaron.

Lo mejor fue la victoria y más en fiestas. Hace que la preparación del partido de Zamudio vaya a ser mucho más llevadera para todos, aficionados y jugadores.