La Rioja

Julio Rico se dispone a disparar en un entrenamiento. Fran Pastor recibe tratamiento en el césped tras un golpe en el muslo.
Julio Rico se dispone a disparar en un entrenamiento. Fran Pastor recibe tratamiento en el césped tras un golpe en el muslo. / JONATHAN HERREROS

SEGUNDA DIVISIÓN B

Pastor, fuera dos semanas

  • El extremo sufre una microrrotura muscular "muy pequeña" y espera estar listo pronto

Pararon a tiempo. Hubo suerte y las dos lesiones de Fran Pastor y Julio Rico en Toledo se han quedado en poco más que un susto, sobre todo en el caso del madrileño, tras las ecografías que les fueron practicadas ayer y cuyos resultados han llevado al optimismo a ambos jugadores.

Fran Pastor sufre una microrrotura de 0,8 centímetros en el semitendinoso de su pierna izquierda, lo que le obliga a parar alrededor de dos semanas según indicaban desde el club. Se va a perder varios partidos, aunque el futbolista es optimista y espera estar en condiciones de jugar antes de un mes, que suele ser el tiempo de recuperación para este tipo de lesiones. En cualquier caso, el tratamiento a seguir dependerá de la evolución que lleve el jugador.

Fran Pastor se sentía algo aliviado tras conocer el diagnóstico. «Me han dicho que es una rotura muy pequeña y que voy a poder estar en condiciones en muy poco tiempo. Me estaba sintiendo muy a gusto y encontrando mi juego, por lo que esta lesión viene a romper mi progresión, aunque insisto en que parece que no voy a estar mucho tiempo parado», añadía el extremo blanquirrojo.

«No me había roto nunca y no noté ningún latigazo, sino que se me iba montando el músculo y no podía seguir corriendo. Así que paré y parece que fue en el momento oportuno. Ahora me queda empezar a trabajar mañana mismo y tratarme con el físio» finalizaba el madrileño.

Por su parte, Julio Rico ha tenido mucha más suerte, porque no se le apreció ninguna rotura en el gemelo derecho, que fue donde notó molestias. «No hay rotura. Es una sobrecarga en el gemelo de la pierna derecha, que no tiene nada que ver con la lesión anterior y que no me va a dejar secuela alguna. Estaba preocupado por si me había roto, pero ha habido suerte», decía

Rico incidía en que sólo noté que se le ponía «muy duro» el gemelo y que le «dolía al andar». «Estaba claro que si forzaba me iba a romper, y lo mejor fue pedir el cambio. Hoy (por ayer) estoy mucho mejor y voy a ir despacio en la recuperación total», concluía.