La Rioja

Julio Rico se lamenta sobre el césped del Salto del Caballo. :: c.r.
Julio Rico se lamenta sobre el césped del Salto del Caballo. :: c.r.

A la espera del médico

  • Julio Rico y Fran Pastor se someten hoy a sendas ecografías para conocer el alcance real de sus respectivas lesiones

A la espera. No puede haber situación peor para un paciente. Julio Rico y Fran Pastor pasarán esta mañana por consulta para someterse a sendas ecografías. El andaluz se retiró en los primeros minutos con el gemelo derecho contracturado; el segundo lo hizo en la recta final del partido, después de sentir un pinchazo en su muslo izquierdo. El equipo acabó el partido con diez hombres. Ambos esperan conocer este martes el alcance real de sus respectivas lesiones y ambos confían en que no pasen de un simple susto.

En el minuto 5, el gemelo de Julio Rizo dijo basta. «Se endureció mucho. No sentí un pinchazo fuerte, pero sí cómo se contracturaba y opté por pedir el cambio antes de que le lesión fuera a más», decía ayer el sevillano, que confía en que todo quede en un contratiempo. «No tiene pinta de ser nada grave. Tengo alguna molestia, pero nada más», admitía.

Rico había vuelto al once inicial después de una larga lesión. Ante el Rayo Majadahonda acabó agotado. Demasiado ritmo después de tanto tiempo de inactividad. «Es lo que más me está costando, el ritmo. Me entreno bien, pero el partido es diferente. Esta semana me sentía a gusto y estaba convencido de hacer un buen encuentro en Toledo, pero no ha sido así y ahora toca recuperarme», concluía.

Fran Pastor se mostraba serio. Jamás ha pasado por una situación como la que se generó el domingo. La musculatura de su pierna izquierda se agotó a falta de poco más de veinte minutos para el final del partido y dejó a su equipo con diez ya que había hecho los tres cambios. «Comencé una carrera y noté el pinchazo. No sé si es rotura o no porque jamás he tenido una rotura y no sé qué se siente. Veremos a ver qué dicen las pruebas médicas que me harán mañana (por hoy)», comentaba el jugador de la UD Logroñés.

Lo cierto es que la pierna de Fran Pastor estaba entre algodones. Ya jugó frente al Calahorra con molestias, tal y como admitió Carlos Pouso. Repitió ante el Rayo Majadahonda y el domingo en Toledo. Sorprende, sobre todo por la manera de pensar del técnico, que apuesta por prevenir antes que lamentar. «Me sentía mejor. En Toledo el campo estaba muy seco en unas zonas y en otras más blanco. Lo importante es que no haya nada roto», apuntaba.