La Rioja

Cita en un escenario de glorioso recuerdo

Varios jugadores de la UD Logroñés retiran una portería del campo de entrenamiento del Mundial'82. :: jonathan herreros
Varios jugadores de la UD Logroñés retiran una portería del campo de entrenamiento del Mundial'82. :: jonathan herreros
  • La UDL debuta hoy en el Salto del Caballo, campo en el que hace veinte años el fútbol capitalino regresó a Primera

Logroño. Fue un 19 de mayo de 1996. La cita era en el Salto del Caballo. En Toledo. Última jornada de Liga en Segunda División. Varios miles de aficionados del Logroñés iniciaron su particular peregrinación en busca de conquistar tierras castellanas. El ascenso estaba en juego. Y se consiguió. Dos goles de Manel y Simeón dieron al equipo que entrenaba un desconocido Juande Ramos el triunfo (1-2) y permitían al Logroñés regresar a Primera División un año después de consumar su descenso.

Más de veinte años han pasado. Dos décadas que han derivado en lo que es el fútbol a día de hoy en la capital riojana, sobre todo, y por extensión en la comunidad. Veinte años después, el Salto del Caballo aparece de nuevo en el camino de un equipo blanquirrojo, que nada tiene que ver con aquel Logroñés, pero que aspira a encontrar su hueco entre los mejores del fútbol nacional, aunque de momento no haya asomado la cabeza del pozo en el que se halla desde su nacimiento.

De aquel día en el Salto del Caballo no queda nada. Absolutamente nada. La UD Logroñés acude a esta cita (19.00 horas) como a una de tantas que tiene a lo largo de este ejercicio. La novedad reside en el escenario. No había jugado aún contra un equipo castellano-manchego. Aquel Logroñés buscaba la victoria y el ascenso; éste también, pero el cambio de categoría queda mucho más lejano. Sus ambiciones son más modestas. De momento, enderezar el rumbo con el que partió la nave y sentirse tan cómodo sobre el campo que el fútbol fluya con naturalidad. Si es así, ganará y las sensaciones serán menos amargas que hasta la fecha. «Las sensaciones van unidas a los resultados. No hay que engañarse. Cuando no ganas, algo no haces bien», decía Carlos Pouso el viernes. Y lleva razón.

Con sensaciones menos buenas, el equipo ganó al Rayo Majadahonda el pasado domingo. Sufrimiento tampoco faltó. Esos números dan pie al técnico a no tocar en exceso su once. «Si algo funciona no hay que cambiar», deslizaba. A Toledo no viajan ni Adrián Pazó ni Luca Ferrone. El primero desapareció del once hace siete días; el segundo no ha aparecido y tiene muy complicado vestirse la camiseta de competición oficial. Tampoco acude a la cita Sergio Reguilón, pero éste por problemas físicos. Un pisotón. El madrileño ya no es aquel jugador que aterrizó en Las Gaunas el pasado verano. Ha crecido y a Carlos Pouso le gusta. Regresará.

Con esas ideas se espera que incluso la UD Logroñés repita formación inicial, aunque con matices tácticos. Recupera Pouso a Thaylor, pero en principio las bandas quedan en manos de Fran Pastor y Pablo Espina. Con la ausencia de Pazó, Jon Ander Amelibia se asienta en el centro de la zaga junto a César Caneda. El vizcaíno aporta velocidad y contundencia, amén de otorgar mayor rapidez al eje defensivo.

Son varias las preocupaciones del preparador, aunque dos destacan. Por un lado, el balance defensivo. Le cuesta a la UDL replegarse por el centro. Por otro, el gol. También le cuesta llegar al remate, tanto al punta como a la segunda línea. Para eliminar la primera carencia, Javi Rey puede descolgarse un poco más y estar más cerca de Adrián León en el trabajo defensivo y en la salida del balón. «No podemos centrar el balance defensivo en un jugador (el pivote). No soy de los que dicen que muero con mis ideas. Si hay que cambiar, se cambia», admite Pouso. Juntar líneas será fundamental.

Ese cambio implica también rescatar lo mejor de la pasada campaña: los marcadores lejos de Las Gaunas. La capacidad de sorpresa del fútbol permitió a la UDL ser mucho más rentable como visitante que como local. Sin embargo, el inicio de este ejercicio fuera de Logroño se saldó con derrota en Fuenlabrada (2-1), aunque se adelantase en el marcador gracias a un gol de Javi Rey.

No anula, pero ayuda

Ganar en Toledo no anula, según el técnico, este inicio de campaña, pero ayuda a elevar y reforzar la autoestima. Y lo mismo piensan en El Salto del Caballo después de firmar tres puntos de nueve posibles. Con la etiqueta de equipo aspirante al 'play off' colgada al cuello, los hombres de Onésimo Sánchez ganaron por la mínima al Sestao, aunque esta semana han goleado al Alcoyano en Copa del Rey. «La UDL es un buen equipo. Le vi en Fuenlabrada. Cuenta con gente peligrosa, se junta muy bien y tendremos que hacer un buen trabajo si queremos ganar», admitía el exjugador, que no ocultaba su admiración sobre su colega, al que le une una «gran amistad». «Es un entrenador magnífico, que sabe un montón de fútbol y que trabaja muy bien a sus equipos», decía Onésimo. Si pierde, ya se sabe por qué. Y si gana la UD Logroñés, la tabla se estudiará de forma muy diferente, aunque sólo se hayan consumido cuatro partidos de liga. «No se puede ser campeón en agosto, pero sí sumar puntos desde agosto. El torneo no se pierde en este mes porque quien acabe primero va a perder también muchos partidos. Ahora mismo no puedes hacer cuentas», sentencia el preparador vasco. Pues eso, mejor sumar. Aunque sea en agosto o en septiembre ya.