La Rioja

Vuelve la sonrisa del triunfo en Las Gaunas

Los jugadores blanquirrojos saludan a sus rivales y celebran, tras el pitido final del colegiado, el regreso del equipo riojano a la senda de la victoria, tras once jornadas sin haberlo                                       conseguido .
Los jugadores blanquirrojos saludan a sus rivales y celebran, tras el pitido final del colegiado, el regreso del equipo riojano a la senda de la victoria, tras once jornadas sin haberlo conseguido . / JUSTO RODRIGUEZ
  • Han sido once jornadas las que han pasado sin que los blanquirrojos consiguieran la victoria pero el domingo se cortó la mala racha en Las Gaunas

  • La UD Logroñés no ganaba un partido desde el 20 de abril, en León, y en casa, desde el 20 de marzo ante el Pontevedra

El encuentro del domingo no pasará a la historia como el mejor de la UD Logroñés, pero sí que lo va a hacer como el que rompió una racha negativa que se había ido a los once partidos sin conocer la victoria y que hacía falta terminar con ella. Era comprensible la alegría entre los jugadores al término del encuentro ante el Rayo Majadahonda, no sólo por haber ganado el primer partido de la temporada, sino por haberlo hecho después de once encuentros sin triunfos.

Han pasado cinco meses desde que la UD Logroñés venciera en León por 0-2 para volver a terminar con otro triunfo. En realidad, en cuanto a número de jornadas, han sido once, que también se llevan lo suyo. Lo más curioso es que en ese periodo de tiempo, el conjunto blanquirrojo ha jugado el 'play off', ha ganado una de las eliminatorias y cerca estuvo de conseguir el pase a la tercera, si llega a conseguir el triunfo en Sevilla. El conjunto riojano se quita un importante peso de encima, porque no ganar resta credibilidad, hace que la presión aumente sobre el elenco deportivo y que aumente la necesidad, lo que suele conllevar peores registros.

También es tanto o más importante que el aficionado vea la salida del túnel que significa el estar tanto tiempo sin obtener los puntos en litigio. Añadamos a eso que el equipo aún llevaba más tiempo sin conseguir la victoria en Las Gaunas. Porque no había sumado el botín de los tres puntos desde que lo hizo ante el Pontevedra, el 20 de marzo, cuando le derrotó por 3-0. Desde entonces dos derrotas y dos empates en Las Gaunas y un empate y otra derrota en la fase de ascenso, a la que hay que sumar el empate de la primera jornada frente al Leioa.

Tras el buen resultado ante los pontevedreses, los blanquirrojos sólo ganaron en As Somozas por 0-1 y sumaron el citado triunfo ante la Leonesa por 0-2 antes de terminar el curso pasado. Tras el empate con el Leioa y la derrota en Fuenlabrda, los tres puntos del domingo son tremendamente significativos y positivos para la entidad blanquirroja. Ayudan a seguir trabajando y a mantener la idea de juego que tiene Carlos Pouso en la cabeza y, que, aunque sea a base de mucho sufrimiento, va dando su fruto.

Es el inicio liguero, pero esa victoria, la primera en este Grupo II, era muy necesaria. El domingo se volvió a la senda del triunfo y a ver, al final del partido, caras sonrientes y saludos a la afición, que también lo pasa mal cuando los resultados no son los que siempre espera.

Esta no ha sido la peor racha blanquirroja sin ganar partidos. En el final de la temporada 12/13 e inicio de la 13/14, la UD Logroñés encadenó la friolera de trece jornadas sin ganar. Empezó esa 'odisea' el 24 de febrero, tras derrotar por 1-0 al Tudelano en Las Gaunas. Después, hasta trece partidos sin saborear el triunfo. Tras dos empates y dos derrotas, Pepe Calvo fue destituido, pasando a llevar el equipo Raúl Sáenz del Rincón 'Llona' que no pudo enderezar el rumbo en los ocho partidos que restaban hasta el final, empatando cuatro y perdiendo otros cuatro. El empate de la penúltima jornada ante la SD Logroñés le sirvió para mantener la categoría. El inicio de la campaña 13/14 llegó con la derrota ante el Celta B, pero las victorias en Ferrol y en casa frente al Sporting B cambiaron el sentido y devolvieron la sonrisa al equipo.

Antes, en la temporada 11/12, también hubo una mala racha de siete partidos sin ganar. Tras ganar al Osasuna B el 23 de octubre, Nacho Martín fue destituido al empatar dos encuentros y perder otros dos. Pepe Calvo inició su singladura con tres derrotas seguidas, pero tras ganar al Amorebieta al 18 de diciembre de 2013, al final, el equipo finalizó el quinto en la clasificación.