La Rioja

Guerreros toma el mando en la UD Logronés

Pedro Martínez, Carlos Pouso y Juanjo Guerreros, el día de la presentación del técnico
Pedro Martínez, Carlos Pouso y Juanjo Guerreros, el día de la presentación del técnico / L.R.
  • Pedro Martínez deja la presidencia, pero seguirá en la directiva, de la que sale el resto de integrantes

Junio del año 2013 pasará a la historia de la UD Logroñés por dar cobijo a su segundo presidente, Pedro Martínez. Dos años después, también en junio, Martínez deja el cargo. Por motivos personales. Ahora bien, seguirá en la entidad. De hecho, vuelve a sus orígenes, como responsable del área social. Su marcha conlleva una llegada. En este caso, ascenso. Juanjo Guerreros pasa a ser el máximo responsable del club. No será presidente, porque es figura desaparece. Es vicepresidente, pero el responsable absoluto de una junta directiva cuya composición tiene que cerrar en breve.

«La Unión Deportiva Logroñés SAD informa de la dimisión por motivos personales y laborales del hasta la fecha presidente de la Junta Directiva, D. Pedro Martínez Juiz. Asimismo la actual Junta Directiva queda disuelta en todos sus miembros: D. José María Rojas, D. Cristian Madorrán, D. Juan José Guerreros, D. José Luis Bermejo y D. José Miguel Villarreal».

Con esta escueta, nota la entidad ponía fin a una aventura de dos años. Con Pedro Martínez llegaron todos ellos y con él se marchan, aunque en realidad ni el ya expresidente ni el tesorero, ahora vicepresidente, dicen adiós, sino que inician una nueva etapa. «Era una dicotomía contar con dos presidentes en la entidad», decía ayer Félix Revuelta en relación a la figura de Pedro Martínez y a la suya propia, ya que el era y es el presidente del consejo de administración de la sociedad anónima deportiva. «Juanjo se hace cargo de todo. Será vicepresidente porque no existe la figura de presidente y coordinador de la directiva», apuntalaba Revuelta, que llegó con la agenda cargada a Logroño y esta misma mañana ofrecerá una rueda de prensa para explicar cómo queda la UD Logroñés a pocos días del comienzo oficial de la séptima temporada.

Juanjo Guerreros es una pieza fundamental en el engranaje de la entidad. «Tiene que elegir a sus directivos, pero me consta que ya está trabajado en ello», comentaba Revuelta al término de la reunión y antes de recibir el premio Mercurio Vida Empresarial que le otorgó ayer el Club de Marketing de La Rioja.

Guerreros tiene por delante una tarea menos compleja que en los dos veranos anteriores, pero más exigente, máxime después de jugar la fase de ascenso a Segunda División B. El nuevo mandatario parte con la ventaja de disponer de un cuerpo técnico que no es nuevo, sino que da continuidad al proyecto que arrancó el 1 de julio del 2014. Juanjo Guerreros fue clave en la contratación de Carlos Pouso y lo ha sido a lo largo del ejercicio, ya que la relación entre ambos es muy fluida. Además, dispone de una plantilla que también está prácticamente definida, a falta de jugadores que le permitan dar el salto de calidad suficiente como para encarar el ascenso con mayores garantías de éxito. A los futbolistas con los que cuenta se sumó el sábado Miguel Santos, que renovó contrato, y Adrián León, cuyo fichaje se anunció el pasado miércoles.