«Respetamos la decisión, pero nos da pena por los niños»

J. G. LOGROÑO.

La medida del Athletic de cerrar a los niños riojanos su centro de Oyón ha cogido a contrapié a los dos clubes perjudicados: el Comillas y el Berceo. El presidente de este último equipo, Esteban Rubio, rompe el silencio que ha mantenido hasta ahora por una decisión que «respetamos». «Sólo podemos decir cosas buenas de la institución rojiblanca. Fuimos invitados a su casa y lo aceptamos», asegura el directivo. «El único pero es la situación en la que quedan ahora los niños. Nos da mucha pena por ellos, por la ilusión y ganas que han puesto», afirma.

La ruptura unilateral del convenio tiene también otra consecuencia grave. El 15% del presupuesto anual del Berceo se cubría con el dinero que llegaba de Ibaigane, vía la Oyonesa (club convenido). Ahora habrá que ver qué sucede, si el Athletic asume el pago íntegro de los tres años que restan de contrato o se desentiende. Además, los jugadores han quedado «bloqueados». Mientras no se liquide el acuerdo no pueden probar con otras escuadras que tienen también escuelas en la zona (Real Sociedad, Osasuna y Alavés).

El Berceo, fundado en 1948, es el equipo decano de Logroño y cuenta con equipos en todas las categorías. Es de los pocos clubes que quedan que no pagan a sus jugadores, ni en Tercera División. Su máxima preocupación es la educación y formación de sus futbolistas. «Lo elegimos por el trato cercano. Esto es una gran familia; nos llaman 'la mafia verde'», cuenta un padre. El Berceo es, además, la única entidad deportiva de Logroño con instalaciones de titularidad propia, La Isla, si bien también usa las municipales.

Fotos

Vídeos