Piqué vive una jornada de ira en Las Rozas

La Cuardia Civil interviene en las gradas para retirar pancartas. :: efe/
La Cuardia Civil interviene en las gradas para retirar pancartas. :: efe

Nunca se registraron tantos medios en la Ciudad del Fútbol, donde hubo proclamas a favor de España y de las Fuerzas de Seguridad del EstadoEl defensa catalán fue pitado e increpado por unos 1.000 aficionados que pidieron su expulsión de la selección

RODRIGO ERRASTI LAS ROZAS.

Nunca un entrenamiento de la selección española fue tan tenso, ni siquiera en la época de peores resultados. Los apenas 22 minutos que duró la sesión al completo de la selección en el césped del campo principal de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas se convirtieron en un ejercicio de ira contra Gerard Piqué. «A mí me asusta un poco todo esto, es desmedido», decía Alberto, de 35 años y habitual cuando la selección está en Madrid. Hubo insultos, pitos, gritos y todo tipo de proclamas a favor de España y de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Hubo tensión, como cuando se quiso requisar alguna pancarta ofensiva. Hace algo más de un mes, en el Santiago Bernabéu, la afición apoyó mayoritariamente al central catalán, pero esta vez los 1.000 aficionados que estaban en las instalaciones ofrecieron un veredicto: no quieren a Piqué en la selección.

Nunca se había visto un despliegue mediático similar en la Ciudad del Fútbol. A los medios deportivos y los nacionales habituales en cada concentración se sumaron otros internacionales, e incluso del corazón. «¿Cómo llegas a la concentración, Gerard?», le preguntaron a Piqué, que se bajó a las 17.26 horas de una furgoneta junto a Bartra, Pedro y Busquets, y caminó hacia la residencia mirando al suelo luciendo zapatillas rojas, pantalón vaquero, camiseta negra y gafas de sol. «Andando», respondió Busquets a su lado.

Quizá por ello, nada más llegar, y una vez ya estaba en la residencia, Piqué demostró que el paso que dio el 1-O, con su voto en el referéndum independentista de Cataluña y sus palabras después del partido del día anterior criticando al Gobierno y a la Policía Nacional y la Guardia Civil, es el primero de un camino. Así, cogió su móvil y utilizó su cuenta de Twitter para referirse con ironía a la actuación de la Policía. «Han actuado con profesionalidad y de modo proporcional y proporcionado», escribió, reproduciendo unas palabras de la vicepresidenta Soraya Saenz de Santamaría. El central, además hizo suyo un mensaje de un independentista que escribió: «Policía disparando antes de irse. Dejando bien claro su posición. Ahora que alguien me defienda esta actitud», con la etiqueta 'CatalanReferendum' y un vídeo en el que efectivos de la Policía Nacional disparan pelotas de goma contra manifestantes en Cataluña en los minutos previos a abandonar en un furgón.

Cuatro patrullas de la Guardia Civil acudieron al entrenamiento a puerta abierta

Posteriormente Piqué retuiteó otro mensaje que lamenta que Soraya Sainz de Santamaría mienta, junto a otro vídeo con la Policía Nacional reprimiendo con violencia a grupos de independentistas. Todo eso antes de entrenarse a las 19.45 horas junto al resto de la selección a puerta abierta. Se respetó el plan inicial previsto, con sesión y actos de algunos futbolistas (publicitarios y solidarios) antes y después del entrenamiento.

Desde las 18.00 horas había aficionados en la entrada principal de las instalaciones esperando la apertura de puertas. En alguna de ellas se puedo ver a algunos hinchas con banderas de España, lanzando proclamas contra Piqué e incluso luciendo algún cartel contrario al defensa. «Catalán que no quiera ser español que se vaya», se reflejaba en un escrito que decía que «Por la pela sí se apuntan, ejemplo Piqué».

Pancarta retirada

En el interior de las instalaciones se reforzó el dispositivo de seguridad, siendo visibles cuatro patrullas de la Guardia Civil, que se plantaron en la pista de atletismo junto al terreno de juego para evitar espontáneos. Tres minutos antes de las 19.00 horas se abrieron las puertas, llegando las primeras carreras por coger posiciones. La mayoría eran niños con padres, pero también adultos decididos a hacer saber su indignación con Piqué, que lleva desde los 16 años siendo un fijo en todas las categorías de la selección con un compromiso total y absoluto. Se requisó una pancarta que le tildaba de «vomitivo», provocando las protestas y generando gritos de «¡Viva la Policía y la Guardia Civil!». No había más gente de la habitual en un entrenamiento, pero sí se palpaba la tensión.

En cuanto comenzó la sesión el asunto se desmadró. Los decibelios subieron hasta límites insospechados y empezaron todo tipo de insultos, algunos usados para hacer rimas en las que se solicitaba de modo sonoro su marcha de la selección y otros que le recordaban: «España es tu nación». Varios lideraron esos cánticos y otras proclamas a favor de los Cuerpos de Seguridad.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos