OCTAVOS DE FINAL

La eliminatoria de los metrónomos

Luka Modric juega con el balón en el entrenamiento previo al partido de esta tarde. :: efe
/
Luka Modric juega con el balón en el entrenamiento previo al partido de esta tarde. :: efe

Croacia y Dinamarca se encomiendan a Luka Modric y Christian Eriksen, unidos por su vinculación al Tottenham y por ejercer de guía de sus equipos

PEDRO CAMPOS

Andrea Pirlo ha dejado una prolija descendencia. El italiano dedicó 23 años de su vida a dar pases precisos y a mover la pelota con excelsa delicadeza. Pero le dio tiempo a captar seguidores, compañeros de profesión que guiaron su camino hacia la excelencia. El Nizhny Novgorod Stadium alumbrará hoy a dos concertistas de lujo. Luka Modric en Croacia y Christian Eriksen en Dinamarca. Manejan el pulso de sus selecciones, que buscan los cuartos de final en el mismo camino del Mundial por el que circulan España y Rusia.

Modric tomó el vuelo de Londres a Madrid. El Tottenham se sintió huérfano hasta que apareció un danés que provenía del Ajax. Con 27 años ha subido el escalón que le adentra entre los cracks. Los grandes transatlánticos le han echado el ojo. Ambos tienen muchísimas similitudes. En este Mundial, además, ocupan una posición similar, cerca del último pase. El croata ha dado unos pasitos hacia adelante con su selección. Argentina sufrió al que está siendo una de las sensaciones en Rusia. Marcó dos goles con un juego elegante y siempre práctico.

Subasic; Vrsaljko, Lovren, Vida, Strinic; Brozovic, Rakitic; Rebic, Modric, Perisic; y Mandzukic.
Schmeichel; Dalsgaard, Kjaer, Christensen, Stryger Larsen; Schone o Kvist, Delaney, Eriksen; Poulsen, Pione Sisto y Jorgensen.
Árbitro
Néstor Pitana (Argentina).
Hora, estadio y TV
20.00 horas. Nizhny Novgorod Stadium. Telecinco.

Son los líderes de unas formaciones que buscan acercarse a sus mejores posiciones en una Copa del Mundo. Croacia llegó a semifinales en Francia'98 con mitos como Prosinecki, Boban y Suker, mientras a Dinamarca sólo le pudo parar Brasil en cuartos. Los daneses se mostraban con la figura de Laudrup, acompañado de su hermano Brian o el guardameta Schmeichel. Veinte años después es su hijo Kasper quien ocupa la portería. Por cierto, el guardameta del Leicester no quiere ni oír hablar de comparaciones. Sólo se ha manifestado sobre Croacia: «Es un equipo fantástico, con un gran centro del campo. Tenemos que estar muy preparados para ganar. No es una sorpresa que Croacia esté ahí».

Y que el equipo balcánico llega inmaculado. Ha ganado a Nigeria, ha vapuleado a Argentina y ha superado con la segunda unidad a Islandia. El seleccionador Dalic tomó una decisión que ha resultado clave. Situó a Brozovic junto a Rakitic en la sala de máquinas para dar libertad a Modric. A sus 33 años ansía ya una alegría con su selección, henchido de éxitos con su club. Hasta ahora siempre ha tropezado en piedras inesperadas. Ha llegado su momento. Siempre discreto, se agranda con el balón en los pies. No abusa del control y busca siempre la mejor opción. No falla. Palabra de Luka.

Dinamarca mira a 1992

Croacia llega a octavos sin bajas y con muchísimos de sus jugadores descansados. De los titulares sólo Modric fue titular ante Islandia, un partido sin demasiadas exigencias. Dinamarca ha tenido que aumentar las pulsaciones para continuar en Rusia. Ganó por la mínima a Perú y cosechó sendos empates frente a Australia y Francia.

La selección, que ya dio la campanada con la victoria en la Eurocopa de Suecia de 1992, busca ahora otro camino hacia la gloria. «Estamos escribiendo nuestra historia. Pienso sobre cómo jugar para seguir. Croacia es un equipo que puede presionar duro o menos duro. Además, defiende y ataca bien. Tiene muy buenos pasadores», ha declarado el seleccionador Age Hareide, que destaca el juego coral de Croacia: «No sólo tienen a Modric, también está Mandzukic, Perisic, Rakitic... tienen buenos futbolistas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos