Deseando que llegue el gran momento

Los doce jugadores de la selección española que disputarán su primer Mundial no paran de repetir una palabra: «Ilusión»

RODRIGO ERRASTI MADRID.

No son niños, pese a que entre ellos predomina la juventud, ni tampoco tienen zapatos nuevos (botas hechas por sus patrocinadores), pero el refrán español les define. Julen Lopetegui, en su prometida «evolución» del grupo, ha citado a diez futbolistas que vivirán su primera experiencia en un gran torneo (Kepa, Carvajal, Monreal, Odriozola, Nacho, Saúl, Isco, Aspas, Asensio y Rodrigo) junto a dos que se estrenaron en la Eurocopa (Thiago y Lucas Vázquez), y a once que se mantienen de Brasil. «Tras tantos meses de trabajo queremos que empiece lo bueno», explicaba Nacho en el 'Media Day' de la selección.

Marco Asensio, del que Cristiano Ronaldo cree que tiene más potencial que ningún otro joven del Mundial, no oculta que llevaba años soñando con vivir algo así. «Confío en nosotros y ojalá yo pueda ser la revelación del torneo», dice el madridista, confiando en poder disfrutar de minutos. Quien seguro los tendrá es Isco, uno de los preferidos del seleccionador. «Es mi primera gran competición con la selección y estoy muy ilusionado. Julen y yo nos conocemos hace muchos años y ha sido entrenador mío casi en todas las categorías inferiores. Me ayudó a mejorar y tener confianza cuando quizá no tenía tanta en mi equipo. He madurado y he crecido futbolísticamente», dice el malagueño, que avisa sobre el partido ante Portugal. «Nos quedan aún días para prepararlo bien», explica horas antes de que el equipo viaje hoy a Krasnodar para iniciar la estancia en Rusia y jugar el sábado su segundo y último amistoso ante Túnez.

Para Saúl Ñíguez compartir vestuario con futbolistas que ya han ganado todo en el fútbol es algo que le aporta mucha motivación y, al mismo tiempo, también le emociona. «Para nosotros es increíble poder estar aquí, entrenando con ellos y mejorando día a día a su lado. Tener sus vivencias y experiencias y siendo inteligentes para aprovecharnos de eso. Si no es ya en este Mundial, en los próximos, tenemos que volver a transmitir ilusión a España», desea el alicantino. Saben los internacionales que muchos niños vivirán ante el televisor unos partidos que pueden quedar fijados en la memoria.

En la de Iago Aspas está un episodio triste, ya que su primer recuerdo del Mundial es ver «a Luis Enrique sangrando (por un codazo de Tasotti en Estados Unidos en 1994)». «Tenía seis o siete años. Son recuerdos que te quedan de niño», reconoce. Los mundialistas esperan generar algo más positivo para los jóvenes actuales. «Somos conscientes de que se han creado unas expectativas altas y hay todos los ingredientes para volver a ganar. Ojalá que lo ganemos. La aspiración es esa. Somos conscientes de que hay grandes selecciones y no va a ser sencillo ganarlo, pero la aspiración es esa», explica Nacho Monreal, que unos días antes de la lista estaba en Zaragoza en el hospital, porque su mujer acababa de dar a luz.

«No hay cansancio posible»

Rodrigo Moreno también tiene brillo en sus ojos estos días. «Se vuelve a hablar mucho de ilusión por el papel que hemos hecho en la clasificación. Estamos tranquilos, entendemos nuestra responsabilidad. Representamos a la selección y queda una prueba antes de empezar el Mundial. Tenemos la máxima ilusión. Debemos ser un grupo unido y fuerte para hacer lo máximo posible Estamos todos preparados, nos necesitamos unos a los otros. Es el sueño de cualquier profesional representar a tu país en su Mundial, sobre todo en España, donde hay grandes jugadores. Hemos trabajado mucho para estar aquí y hay que aprovechar este momento», destaca el delantero del Valencia.

Thiago, que se perdió la cita de Brasil por una lesión de última hora, está de acuerdo con su amigo, al que considera casi un hermano. «Este equipo tiene una pintaza... Tiene mucha calidad, muchas ganas y mucho hambre. Se nota el ritmo por menos días de entrenamiento, pero estaremos preparados para los tres partidos de Rusia. De cara a un Mundial no hay cansancio posible», insiste el centrocampista del Bayern.

Lucas Vázquez, como Thiago, estuvo en la Eurocopa. Se quedó con mal sabor de boca y ahora debutará en una Copa del Mundo: «Yo lo que puedo prometer es sacrificio y trabajo. Luego será el míster el que decida mi papel en el equipo. Es un orgullo estar entre los 23. Podía verlo más lejos cuando al principio de temporada no jugaba tanto como lo he hecho al final. Ahora lo que quiero es pelear por ganar el Mundial al lado de mis compañeros».

A Rusia llegará hoy España después de que el rey Felipe VI visite a la selección antes de partir hacia Krasnodar. El encuentro del monarca con los jugadores y el cuerpo técnico que acudirá al Mundial tendrá lugar por la mañana en Las Rozas.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos