Bale saca del apuro al Real Madrid

Los blancos sufren ante el Al Jazira para llegar a la final del Mundialito

ROBERTO MORALES/EFE

abu dabi. Gareth Bale encontró el premio a sus meses de sufrimiento, siendo el gran protagonista del pase del Real Madrid a la final del Mundial de Clubes, con un gol salvador que propició la remontada a nueve minutos del final y sacó a su equipo del esperpento, víctima de graves errores defensivos y de concentración ante un Al Jazira que tuteó al vigente campeón.

1 AL JAZIRA

2 REAL MADRID

Al Jazira
Ali Khaseif (Housani, m.51); Rashid, Jumaa, Ayed, Musallem Fayez; Al Hammadi (Al Otaiba, m.60), Al Hosani (Rabia, m.72), Al Attas, Boussoufa; Romarinho y Ali Mabkhout.
Real Madrid
Navas, Achraf, Varane, Nacho, Marcelo, Modric, Casemiro, Kovacic (Lucas Vázquez, m.68), Isco (Marco Asensio, m.68), Cristiano Ronaldo y Benzema (Bale, m.80).
Goles
1-0, m.41: Romarinho. 1-1, m.53: Cristiano Ronaldo. 1-2, m.81: Bale.
Árbitro
Sandro Ricci (Brasil). Amonestó a Ayed (68) por el Al Jazira.

La reivindicación de Bale llegó en una nueva reaparición, siendo decisivo en los pocos minutos que puede jugar por sus eternos problemas en el sóleo izquierdo. Resolvió en Copa del Rey ante el Fuenlabrada y repitió en otro partido que iba camino de un ridículo histórico, marcando en el primer balón que tocó.

El estreno del Real Madrid tuvo susto inesperado. Ningún jugador creía el marcador al descanso. Un 1-0 en su contra después de 17 remates y cinco paradas que convertían en héroe local al portero Ali Khaseif. Sentir tanta superioridad condujo a la relajación defensiva y al desorden que aprovechó un modesto Al Jazira pero con las ideas claras que provocó la histeria con un 2-0 nada más arrancar el segundo acto, anulado por fuera de juego.

La abismal diferencia de calidad entre ambos equipos llevó al holandés Ten Cate a reforzar su planteamiento defensivo con línea de cinco atrás. Intentó juntar líneas pero nada haría posible poner freno a un Real Madrid tan superior en calidad técnica. Desde el minuto 3 que Cristiano Ronaldo buscó la escuadra, el primer acto fue un goteo constante de ocasiones madridistas.

El baño madridista no tenía premio e iban pasando los minutos según crecía la figura del portero local y se lesionaba en una de sus intervenciones. Las pérdidas de tiempo fueron continuas y la única baza del Al Jazira llegaba al contragolpe veloz.

Exceso de confianza

Faltaba repliegue en fase defensiva del Real Madrid, síntoma de exceso de confianza, y el primer aviso llegaba con Ali Mabkhout que buscaba un compañero antes de rematar. Y faltaba acierto rematador, con Benzema acostumbrando a todos a su falta de pegada. El guión del partido parecía definido. Las continuas ocasiones madridistas debían darle goles pero ni su peor enemigo pudo escribirlo con más incertidumbre. Se anulaba un gol a Benzema por falta de Cristiano y a Casemiro por la intervención del VAR. Entre interrupciones y ocasiones perdonadas llegó el golpe del Al Jazira cuando se acercaba el descanso. El error en cadena de la zaga madridista dejó a Romarinho ante un inestable Varane. Saltaba la sorpresa ante la incredulidad de todos.

Nada más reanudarse el duelo otra contra tras córner encontraba un mal repliegue, Ali Mabkhout regalaba el gol a Boussoufa y solo la posición adelantada evitaba el desastre.

Con el susto en el cuerpo, el Real Madrid buscó con fútbol directo la reacción. La ansiedad madridista crecía y su juego perdía brillantez. Acelerados buscaron a Benzema, que falló todo lo que tuvo, y a Cristiano que a los 53 minutos mandaba un mensaje de tranquilidad con su tanto. Hasta cuatro ocasiones perdonó Benzema para desesperación de Cristiano. Entraban Asensio y Lucas Vázquez para poner la puntilla, pero no fue hasta la entrada de Bale cuando el panorama cambió. A los 40 segundos de pisar el césped,remató de zurda a la red dando el pase a la final alos blancos con el susto aún en el cuerpo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos