La Rioja

Mundial 2026, ilusión para «los pobres» y mayores beneficios

  • La FIFA aumenta de 32 a 48 selecciones su torneo, con una fase con grupos de tres equipos que generará 80 partidos y cinco eliminatorias

«Más equipos podrán soñar», insiste Gianni Infantino, presidente de la FIFA, para justificar que el Mundial de 2026 se dispute con 48 equipos, frente a los 32 de las ediciones de 2018 y 2022. El organismo insiste que «la buena noticia es que el Mundial», pese a tener 16 selecciones más se seguirá disputando, «como hasta ahora» en 32 días (aunque ya no habrá seis días de descanso), que el campeón sólo jugará siete partidos y que el torneo tendrá lugar en doce estadios. «Gracias por acercar el Mundial a los pobres, por los que no tienen ocasión de jugar un Mundial», dijo Samuel Eto'o cuando supo de la medida, aprobada «por unanimidad» después del apoyo público de varias leyendas.

«Un Mundial es la fiesta del fútbol, cuantas más selecciones, mejor», recordó Carles Puyol, que fuera compañero del camerunés en el Barcelona y ganador en 2010. Otros campeones mundiales como Diego Maradona y David Trezeguet también se mostraron partidarios de la medida de la XXIII Copa del Mundo de la FIFA, cuyo país organizador será decidido en mayo de 2020 (meses antes de la disputa del controvertido torneo en Catar durante noviembre y diciembre).

Lo cierto es que uno de los argumentos avanzados por la FIFA para justificar esta extensión del formato, promesa con la que fue elegido el sucesor de Joseph Blatter, es un aumento de los ingresos en más de 800 millones de euros (480 millones por derechos de televisión y 350 millones los derivados del marketing) con respecto a las previsiones del Mundial 2018 en Rusia. «Son estimaciones. Es difícil saber cuál será la situación económica en unos años. Debemos diseñar el Mundial del siglo XXI. El fútbol no se limita a Europa y América Latina», dijo sin querer dar muchos detalles. Los sectores más críticos ponen en duda esas previsiones, ya que dos de los principales patrocinadores (Sony y Emirates) no han sido sustituidos, y además el exdirector financiero Markus Kattner, destituido, sembró la duda por los retrasos en la entrada del dinero presupuestado.

Varios países como sede

Por el momento no se han confirmado los cupos suplementarios concedidos a cada confederación, porque «no ha sido decidido todavía», desde dentro de la FIFA se informa que Europa pasaría de 13 a 16 representantes (uno en cada uno de los grupos de la primera fase), y África de 5 a 9,5. Detrás Asia tendría 8,5, algo por delante de los 6,5 de los sudamericanos de Conmebol y los centroamericanos de la Concacaf. Oceanía, como el anfitrión tendría asegurada una plaza. El 0,5 equivale a una repesca entre una selección de África, una de Sudamérica, una de Centroamérica y una de Asia para las dos últimas plazas de los 209 selecciones (de seis confederaciones) que luchan por la fase final.

Los miembros de la FIFA ven con buenos ojos la posibilidad de que el torneo de 2026 se dispute en diversos países del mismo continente, como la Euro 2020 que se disputará en varios países (entre ellos España, que tendrá San Mamés como sede). Rebajaría el coste del evento y por el momento se habla que Estados Unidos y Canadá, o un trío con México, podría formar una candidatura única para 2026, que competiría entre otros con Marruecos, que acogió el Mundial de Clubes en 2014.

Tomando este modelo de 16 grupos y en función de cómo finalizó la fase de clasificación para aquel torneo a España le hubiese podido tocar en suerte medirse a Argelia e Irán. Hubiese arrojado como grupo más complicado Argentina, Ucrania, Corea del Sur y quizá como menos atractivo uno con Suiza, Venezuela y Etiopía. Con este modelo podría suceder que la mitad de los participantes fueran europeos en esas rondas eliminatorias, que empezarán en dieciseisavos de final y no en octavos.

UEFA, que amplió con Infantino como secretario general la Euro a 24 selecciones en Francia, con Islandia y Gales como estrellas de un torneo en el que participaron por primera vez, decidió apoyar el nuevo formato de la competición y mostró su satisfacción porque «se ha pospuesto la decisión final respecto al reparto de cupos para cada confederación en el futuro formato de la Copa Mundial de la FIFA». Además, mostró su felicidad en una nota porque «el nuevo formato y duración del torneo no incrementará la carga de los jugadores. También nos aseguraremos de que los intereses de los clubes continúen siendo protegidos».

Esa declaración llegó después de que dirigentes como Karl-Heinz Rummenigge, presidente de la Asociación Europea de Clubes (ECA), o Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional de España, mostrasen su desacuerdo con la ampliación.

Fue interesante conocer la opinión de un entrenador de un gran club como Massimiliano Allegri, que dirige a la Juventus: «El fútbol cambia, los que toman las decisiones buscan aumentar los beneficios. Ahora, el fútbol es espectáculo y negocio. 48 equipos es mucho. Veamos cómo este formato se instalará. Desde el punto de vista de técnico de club, hay demasiadas selecciones en este formato. Si yo fuera seleccionador, estaría sin duda contento», dijo quizá pensando Giampiero Ventura, que lucha ahora mismo con Italia ante la España de Julen Lopetegui por un puesto directo para el torneo en Rusia 2018.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate