Marcelino Maté asume la transición federativa

Marcelino Maté. :: r. c.
Marcelino Maté. :: r. c.

I. T. MADRID.

Marcelino Maté Martínez, presidente de la Federación de Castilla y León, será el referente de la Federación Española de Fútbol en la transición que vivirá este organismo en las próximas fechas, tras conocerse el auto dictado por el juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, de decretar prisión sin fianza a Ángel Villar y Juan Padrón. Ya fue el presidente de la Comisión Gestora de este organismo antes de las últimas elecciones que ganó Villar. En la actualidad también es el máximo mandatario de la Comisión de Clubes de Segunda División B.

Ahora le tocará a Maté encabezar una institución presidida por las incógnitas, que probablemente llevarán a la inhabilitación del presidente, la constitución de una comisión gestora y la convocatoria de nuevas elecciones. En un principio, la Federación debe aprobar hoy el calendario de Primera y Segunda División; Segunda B quedaría para la próxima semana.

La situación permite que el Consejo Superior de Deportes (CSD) pida al Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) la apertura de un expediente a Ángel Villar que desemboque en su inhabilitación, en aplicación de la Ley del Deporte (art.76) y el Real Decreto de Federaciones Deportivas (art. 15).

El Consejo Superior puede propiciar ahora la inhabilitación de Ángel Villar

En el primer caso se considera infracciones muy graves de los presidentes y demás miembros directivos de los órganos de las Federaciones deportivas españolas «la incorrecta utilización de los fondos privados o de subvenciones, créditos, avales, y demás ayudas del Estado, de sus Organismos autónomos o de otro modo concedidos con cargo a los Presupuestos Generales del Estado».

El segundo también tipifica esto como infracciones muy graves por las que cabe la destitución, «cuando la incorrecta utilización exceda del 1 por 100 del total del presupuesto anual del ente y, además, se aprecie la agravante de reincidencia». Igualmente prevé la inhabilitación temporal de dos meses a un año por este motivo.

Los Estatutos de la RFEF establecen a su vez que «en supuestos de ausencia del presidente por, enfermedad o cualquier otra causa que impida transitoriamente desempeñar sus funciones, será sustituido por los vicepresidentes, en su orden; en defecto de ellos, por el tesorero y, en última instancia, por el miembro de mayor antigüedad de la junta directiva, o por el de más edad si aquella fuera la misma». Si el presidente cesara por causa distinta a la conclusión de su mandato, la junta directiva se constituirá en Comisión Gestora y convocará elecciones.

Fotos

Vídeos