CLUB DEPORTIVO LOGROÑÉS

El Logroñés resucita por unas horas

Herrero conversa con Gilabert y José María.

Los aficionados del club revivieron aquellos años en los que el grito de '¡Gol en Las Gaunas!' se hizo famoso y escaparon por un momento a la triste realidad La presentación del libro 'Una historia de Primera' reúne a viejas glorias del equipo y rescata su edad de oro

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

Nostalgia. La nostalgia fue la coprotagonista de la presentación del libro 'Una historia de Primera', que recoge los nueve años en los que el Logroñés estuvo en la máxima categoría del fútbol español y las dos temporadas que sirvieron para alcanzarlas. Años, finales de la década de los ochenta y principios de los noventa, únicos para el fútbol y que pertenecen ya al recuerdo de algunos, cada vez menos, y al desconocimiento de muchos, sobre todo de las nuevas hornadas de futbolistas que se ejercitan en los diferentes campos de esta región.

A alguno de los presentes se le encogió el corazón cuando la voz de Felipe Royo abrió la presentación, en el Auditorio municipal. Esa voz, con treinta años menos, que festejaba el ascenso del Logroñés a Primera División después de 47 años de vida.

El libro nace de la ilusión y del sentimiento, pero también de la rabia del autor porque no se conociera esa parte de la historia de un club único. Los niños no saben que el Logroñés estuvo codeándose durante nueve largos años con los mejores clubes españoles y que se quedó a un paso de la Copa de la UEFA en la primavera de 1990, cuando la derrota en Valencia le privó de aquel éxito.

Martín, Raúl y Sarabia apelaron a la unidad del fútbol riojano para olvidar estos 17 años La cita reunió a jugadores que hicieron grande a un club de tierra pequeña

Este martes peinaban canas algunos de protagonistas de ese relato. Iturrino, Martín, Eraña, Sarabia, Raúl, Herrero, Aguilá, José María, Jubera, Dulce, López Pérez, Pedro,... no se quisieron perder ese recuerdo. Todos ellos vieron reconocida sus gestas por Cuca Gamarra, que les recibió en el Salón de Retratos, y muchos aficionados. Eran años de gloria, en los que el Logroñés concluía las temporadas entre los diez mejores con un modesto presupuesto de poco más de 2,5 millones de euros. Años en los que se proyectó un nuevo campo de fútbol cercano al actual, pero cuyo coste, 13,2 millones de euros, hizo echarse atrás al Ayuntamiento y que Marcos Eguizábal plantease construirlo en sus terrenos de bodegas Franco Españolas. Un campo para 25.000 aficionados, 9.000 más que el actual. Años en los que el Logroñés fue capaz de ganar el Real Madrid en Las Gaunas. 16 de marzo de 1991. El balón tocó en el defensa blanco Torres Mestre, tras disparo de Albert Aguilá, y el Logroñés ganó por 1-0. Un día, aquel, en el que la taquilla le dejó 120.000 euros en sus arcas.

Manu Sarabia admitió no entender qué ha pasado en el fútbol riojana; Martín y Raúl, dos riojanos de ese club, apelaron a la unión para salir de una larga travesía que ya dura diecisiete años. Buenas palabras, buena voluntad, pero a día de hoy es muy difícil que el fútbol riojano resurja liderado por un sólo equipo. Esa es la pared contra la que chocan las intenciones y los buenos deseos.

Anécdotas hay muchas. Partidos y victorias en ese viejo Las Gaunas repleto de público, que es verdad que tiene un aire al viejo Twickenham londinense, como decía el lunes José Luis Gilabert. Ya no queda tampoco nada de él, salvo un grato recuerdo. Un campo único para el futbolista.

La nostalgia y la satisfacción, porque ayer también se apreciaba satisfacción, crecieron cuando los presentes volvieron a disfrutar de los goles de su equipo. Y los ácidos comentarios del asturiano Luis Fernández, que cada domingo acudía puntual desde su tierra o desde Madrid para cubrir el partido para Estudio Estadio. Asturiano que llegó también a querer al Logroñés. Y goles, muchos goles. Otro punto de inflexión de la tarde. «¡Gol en Las Gaunas!», se escuchaba en la radio. En todas. Una coletilla que se convirtió en todo un grito de guerra que aún pervive. No hay que olvidar que nunca que esta ciudad disfrutó de fútbol de Primera. El Logroñés está en el puesto 36 de clubes con más partidos en la categoría. Y sólo 62 han jugado en ella. Pero no se puede vivir de la historia, se puede recordar, pero lo que se vive es el presente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos