CÓRDOBA

«El entrenador no confiaba en mí, no tenía sentido seguir»

El jugador riojano del Córdoba, Dani Pinillos, durante sus vacaciones en Logroño. / E.D.R.

El defensa logroñés regresa a España tras sus dos años en Inglaterra, un tiempo en el que ha vivido la cara y la cruz del deporte Dani Pinillos Futbolista

ÍÑIGO ZABALA/V.S. LOGROÑO.

Dos países, cinco equipos. Todo ello con 24 años. Dani Pinillos (Logroño, 1992) es un trotamundos del fútbol. A su corta edad ha vivido las penurias de la Segunda División B, un ascenso a la Liga BBVA, pelear por la titularidad en un clásico de Inglaterra y una lesión que le tuvo casi un año parado. Tras su paso por Inglaterra, Pinillos vuelve a España para devolver al Córdoba a Primera División.

- UDL, Racing, Ourense, Córdoba, Nottingham Forest... ¿Demasiados cambios para su corta edad?

- Puede ser, pero no tengo miedo a los cambios, siempre intento acertar con la manera de escoger los equipos. Elijo lo que considero mejor para mí. En base a eso decido a qué equipo irme.

«En Inglaterra se inculca que se tiene que apoyar al club de tu ciudad, es diferente a España» «Si la suerte no le es esquiva, la UDL estará en la pelea por el ascenso a Segunda División»

- Ha vestido la camiseta de la UD Logroñés antes de cumplir su mayoría de edad, pero no pudo representar al equipo de su ciudad en Segunda B. ¿Tiene una espinita clavada?

- Se dieron unas circunstancias diferentes. ¿A quién no le gusta jugar en el equipo de su ciudad? Pero el Racing de Santander por aquel momento estaba en Primera División, contactó con mi agente y me ofreció fichar por el filial. Era mi último año de juvenil y yo quería jugar en un filial de Primera. No me lo pensé.

- Una categoría que abandonó tan pronto como un club de Segunda División llamó a su puerta.

- Después de seis meses en el Ourense, en enero, el Córdoba me planteó jugar con el filial y entrenar con el primer equipo. Pese a ello, yo confiaba en mis cualidades y creía que podría tener minutos en Segunda. No dudé en aceptar su propuesta.

- Y así fue. Jugó el partido que les dio el ascenso a Primera. Pese al cambio tan radical, los números dicen que se amoldó muy bien a Segunda. ¿Hay mucha diferencia entre las dos categorías?

-Hay bastante diferencia, sí. El ritmo de juego es más alto en Segunda División. Es una categoría donde hay más espacios a la hora de pensar con el balón. Hay algunos campos de Segunda B en los que es muy complicado jugar con el balón, campos estrechos, césped en mal estado...

- Después de Córdoba llegó Inglaterra y el Nottingham Forest. Otro club de Segunda. ¿Es muy diferente la cultura futbolística inglesa a la española?

-La Segunda inglesa está a años luz de la española. Allí la gente vive el fútbol de otra manera, los estadios presentan un aforo de 20 ó 25.000 personas. Desde pequeño, a los chavales se les inculca que tienen que ser del club de su ciudad. En cuanto al fútbol, la posesión deja paso a los contraataques, al ritmo alto. Es un fútbol más vistoso ya que hay más ocasiones, más goles. A su vez, los recursos que tiene cada club son muy grandes. Nosotros en Nottingham teníamos ocho campos de entrenamiento, gimnasio, comedor...

- Dos temporadas en un club histórico. El primer año su aclimatación fue perfecta hasta que llegó la lesión de rodilla...

-Por mucho que entrenes, si las lesiones no te respetan, tampoco puedes hacer nada, más que levantarte y recuperarte lo mejor posible. Había sido titular, había jugado todos los minutos, pero en un segundo, todo se te va al traste.

- Diez meses de recuperación. ¿Se replanteó muchas cosas?

-Al principio sí que le di vueltas. La frustración, la rabia de no poder competir en un tiempo tan largo, me carcomía. Pero fueron pasando los meses, la cabeza se te enfría y el objetivo, la meta, la ves más cerca.

- Después de la lesión, pudo disputar bastantes minutos, metiendo incluso un gol vital para la salvación.

-Jugué doce partidos completos. Creo que la rodilla está muy bien y en plenitud. El objetivo inicial de la temporada era alcanzar el play off de ascenso, pero todo se complicó y logramos la salvación por un gol de diferencia. Incluso anoté un gol.

- ¿Por qué otra vez el Córdoba? Parece que está en deuda con esa ciudad y ese club.

-Tras dos años, pienso que mi etapa en Inglaterra se ha acabado. El entrenador no confiaba en mí y creo que para mi evolución lo mejor era dejar el club, no tenía sentido continuar allá. Tuve ofertas para seguir jugando en Inglaterra, pero no era algo claro. Cuando el Córdoba me llamó, después de todo lo que he vivido allí, pensé que me encantaría volver a repetirlo.

- Eres amigo de algunos exjugadores de la UDL. ¿Cómo ve al equipo en su nuevo intento por subir al fútbol profesional?

-Creo que si las cosas se hacen bien y la suerte no le es esquiva, tarde o temprano volverá a Segunda División. Es un buen equipo, tiene un campo de Primera. Espero verle ascender.

- Calahorra y Náxara murieron en la orilla del ascenso. ¿Se está recuperando el fútbol riojano?

-Con los escasos recursos que tiene La Rioja, es una gran noticia. Esperemos que se vuelva a repetir el año que viene.

Fotos

Vídeos