Zidane insiste: «No necesito un portero ahora»

Los jugadores del Real Madrid, durante el entrenamiento de ayer en la Ciudad Deportiva de Valdebebas. :: PACO CAMPOS / EFE /
Los jugadores del Real Madrid, durante el entrenamiento de ayer en la Ciudad Deportiva de Valdebebas. :: PACO CAMPOS / EFE

Kepa destapa las discrepancias entre el técnico y Florentino, principal valedor del fichaje del guardameta del Athletic

AMADOR GÓMEZ MADRID.

Cuatro días después de echar su primer pulso a las altas esferas, durante una reunión el martes con Florentino Pérez y José Ángel Sánchez, en la que Zinedine Zidane expresó al presidente y al director general del club su rechazo a fichar a Kepa en este mercado invernal, lo que conllevaría la marcha de Kiko Casilla, el técnico del Real Madrid insistió ayer públicamente en su negativa a una inmediata contratación del joven guardameta del Athletic. «Como entrenador, ahora yo no necesito un portero. Luego, en junio, si hay cambios, si nos sentamos y hablamos, puede que haya posiciones en las que podamos fichar, porque son dos años en los que no ha venido ningún jugador (se olvidó de los fichajes de los últimos jóvenes en llegar), y a lo mejor llega un momento en que se puede discutir, pero hoy en día yo no veo eso. Igual que yo no hablo de los jugadores que no pertenecen al Real Madrid, respeto, sobre todo, a mis jugadores», proclamó con contundencia Zidane, cuya confianza es absoluta en Keylor Navas, por lo que si Kepa llega al club en enero, como se da por hecho, será suplente del costarricense.

En caso de que el Real Madrid no pagase en el actual período de fichajes la cláusula de Kepa y esperase a junio, cuando le saldría gratis, el club que preside Florentino Pérez se arriesgaría, ante el interés del París Saint-Germain, a quedarse sin el portero titular del Athletic y segundo guardameta de la selección española, por lo que el vigente campeón de Europa sigue dispuesto a abonar ya en LaLiga los 20 millones de la rescisión del cancerbero vizcaíno. A Zidane no le queda más remedio que asumir el fichaje mediada la presente temporada, pero el 'caso Kepa' se ha encargado de destapar las discrepancias entre el entrenador francés y Florentino Pérez, principal valedor de la contratación del todavía portero del Athletic. Su llegada llevaría emparejada la despedida de Kiko Casilla, cuando Zidane también se ha encargado de reiterar que no quiere ninguna salida en este mercado que se cerrará el 31 de enero.

«No quiero que salga nadie. Hasta el último día puede venir alguien, pero yo no quiero a nadie. Estoy contento con mi plantilla, incluso teniendo las dificultades que hemos tenido. El año pasado no había estas preguntas porque el Madrid estaba bien, jugaba bien... Al final resulta que cuando un equipo lo pasa de vez en cuando un poco mal parece que vamos a fichar. No, yo no soy de este tipo de entrenador», zanjó Zidane, después de que se anunciase que Kepa, que actualmente se encuentra lesionado y ya no tiene futuro en el Athletic, pasó el jueves reconocimiento médico con el Real Madrid y sigue contando los días para convertirse en nuevo guardameta blanco.

Aunque Zidane no sea partidario de incorporar ahora a Kepa, sino que desea esperar a junio, para el Real Madrid la incorporación del portero vizcaíno de 23 años debe llevarse a cabo ya y, de hecho, el club está acabando de perfilar los términos de su contrato, que vincularía al futbolista hasta 2023, con un sueldo de alrededor de tres millones de euros anuales netos. Mientras se espera la resolución del caso favorable al Real Madrid -que se reforzará con un gran portero de presente y de futuro- y del propio Kepa -cuya situación en Bilbao ya es insostenible-, que no se perderá el Mundial de Rusia con España aunque sea sólo el guardameta de la Copa, el partido de hoy contra el Celta en Balaídos supondrá una nueva prueba para Keylor Navas, obligado a pasar un examen cada jornada.

Sin embargo, en esta ocasión Keylor Navas tendrá una defensa a priori más vulnerable como consecuencia de la baja de Sergio Ramos, que deberá estar alejado de los terrenos de juego entre dos y tres semanas por una lesión muscular en el sóleo de la pierna izquierda. «El jueves se resintió de unas molestias. Perdemos mucho, porque es nuestro líder y nuestro capitán», reconoció ayer Zidane, obligado alinear como centrales a Nacho y Varane contra el equipo liderado por Iago Aspas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos