Mercado

Vitolo paga su cláusula y jugará desde enero en el Atlético

Vitolo, a su llegada al aeropuerto de Gran Canaria. / Foto: Quique Curbelo (Efe) | Vídeo: Atlas

El grancanario rompe con el Sevilla, que estudia demandarle, y estará cuatro meses en Las Palmas como equipo puente

IGNACIO TYLKO

Salvo que el Sevilla cumpla sus amenazas y denuncie al futbolista por incumplir un acuerdo o la FIFA considere que el Atlético ha incurrido en un fraude de ley, la ‘operación Vitolo’ se ha cerrado este miércoles después de que el jugador abonase su cláusula de rescisión con el Sevilla, que asciende a 37,5 millones. Jugará hasta enero en Las Palmas y después será presentado como gran refuerzo del club colchonero hasta el 30 de junio de 2022.

Víctor Machín ‘Vitolo’ no acudió a la puesta en escena del Sevilla y se presentó en a la sede de LaLiga, acompañado por Margarita Garay, directora general de Bahía, empresa que representa al internacional español. Entraron por un garaje después de que lo hiciera el director general de la UD Las Palmas, Patricio Viñayo. Permanecieron aproximadamente durante media hora, el tiempo justo para abonar el precio de su libertad con el club hispalense.

«Han sido días muy duros»

Tras aterrizar en Las Palmas, Vitolo rompió su silencio. "Han sido días muy duros, pero al final hemos decidido estar aquí, motivo por el cual estoy muy contento", dijo. "La Unión Deportiva ha logrado hacer un buen equipo, con grandes jugadores y estoy con ganas de poder jugar en el equipo de mi tierra y en Primera", afirmó el extremo grancanario, que evitó referirse al Atlético, su destino a partir del 1 de enero de 2018.

Ahora, recalará en el club amarillo, donde será presentado a bombo y platillo en las próximas horas, y jugará cuatro meses a las órdenes del técnico Manolo Márquez. Posteriormente, una vez abierto el mercado invernal, fichará oficialmente por el Atlético de Diego Pablo Simeone, su gran valedor y hombre clave para convencerle de que diera marcha atrás a su intención de prolongar su vínculo con la entidad de Nervión.

El club del Wanda Metropolitano le abonará en torno a cinco millones netos por temporada, convirtiéndose de este modo en el segundo jugador mejor pagado de la plantilla, tras el francés Antoine Griezmann, y más o menos a la altura de Koke y del recién renovado Saúl Ñíguez. La cláusula liberatoria ascenderá a 150 millones.

La propia entidad madrileña anunció el compromiso «para los próximos cinco años después de que el futbolista rescindiese de forma unilateral su contrato con el Sevilla». «Como consecuencia de la sanción FIFA que impide que el club pueda inscribir futbolistas durante el actual mercado de verano, el jugador disputará la primera mitad de la temporada en Las Palmas y se sumará a nuestra disciplina a partir del 1 de enero de 2018», añadió el comunicado del Atlético.

El club subraya que Vitolo, de 27 años, «es un futbolista de contrastada experiencia y calidad, que ha defendido la camiseta de la selección absoluta en 11 ocasiones y se ha convertido en uno de los jugadores más desequilibrantes de la Liga en las últimas temporadas». «Campeón de tres Ligas Europea en 2014, 2015 y 2016, aportará calidad y velocidad al centro del campo. Habituado a partir desde la banda, sumará desborde y verticalidad a al ataque. A sus características como asistente y llegador se suma una capacidad de trabajo muy valiosa para el equilibrio del equipo», concluyen los colchoneros.

Guion surrealista

Se escribe así un capítulo más, seguramente el definitivo, de un guion digno de las mejores obras del surrealismo. Si hace días ya se daba por hecho el compromiso del jugador con el Atlético y Las Palmas como equipo puente, este lunes el presidente del Sevilla, José Castro, anunciaba en conferencia de prensa un acuerdo con el jugador para su renovación hasta 2022. Pasaría a cobrar tres millones netos y su cláusula se elevaba a 50 millones.

«Nos han faltado al respeto en los últimos días y nosotros en lugar de hablar hemos actuado. Vitolo es uno de los nuestros, un jugador que lo da todo en el campo, y seguirá en el Sevilla cinco años más», dijo Castro, feliz, cuando presentó a los centrocampistas argentinos Guido Pizarro y Éver Banega. Sin embargo, el martes por la mañana, durante la puesta en escena del atacante colombiano Luis Muriel, Castro ya no era tan firme en sus manifestaciones porque conocía que Vitolo aún no había firmado el nuevo contrato y el Atlético había contragolpeado con una oferta mareante al jugador, el gran beneficiado con tanto embrollo.

El extremo grancanario, única exigencia de Simeone al consejero delegado del Atlético, Miguel Ángel Gil, junto al atacante Diego Costa, emprendió el martes por la tarde viaje urgente a Madrid en un vuelo privado. A partir de ahí, se sucedieron las reuniones con el fin de poder encontrar la fórmula legal y la financiación adecuadas para que la operación al fin se sellase e incluso el futbolista pasase el reconocimiento médico.

Fotos

Vídeos