Simeone se centra en su antídoto para no pensar en el Barcelona

IGNACIO TYLKO

Madrid. Diego Pablo Simeone anda inquieto antes de enfrentarse hoy al Leganés. Obsesionado siempre con el presente, al técnico argentino le preocupa que en el entorno colchonero se hable mucho más del choque del próximo domingo en el Camp Nou, del futuro de Antoine Griezmann, de las salidas a China de Yannick Carrasco y Nico Gaitán y de la situación de Fernando Torres, que de un rival que fue capaz de eliminar al Real Madrid en la Copa del Rey y es un dolor de muelas para el Atlético. El Cholo está mucho más centrado en neutralizar a su antídoto que en otros asuntos diversos que pueden distraer a sus soldados.

El equipo de Simeone no ha sido capaz de ganar, ni de marcar un solo gol en Butarque, donde la temporada pasada Griezmann llegó a decir que a ese ritmo el Atlético lucharía por la permanencia. Sí se impusieron los rojiblancos en el Vicente Calderón gracias a un doblete de Fernando Torres. «El Leganés se cierra bien, aprovecha la pelota parada, juega muy bien sobre los espacios y nos preocupa eso», remarcó ayer Diego Simeone, que calificó a Asier Garitano como un entrenador «fantástico».

«En estos momentos no hay nada que nos saque de la línea que tenemos. Somos pocos en la plantilla pero bien atrincherados para ir a buscar lo que queremos», insistió Simeone, interrogado también por las portadas del Mundo Deportivo y el Sport que sitúan al francés Griezmann en el Barça, a cinco días de un duelo que puede decidir o apretar la Liga. «En principio, no creo que Antoine lea el periódico», respondió el Cholo, feliz por el hecho de que el astro francés haya retomado un liderazgo determinante con nueve goles y cinco asistencias en 2018, desde que coincide con Diego Costa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos