Los salarios de la plantilla ahogan al Barcelona

Aleix Vidal. :: efe/
Aleix Vidal. :: efe

Coutinho dispara la masa salarial azulgrana al 86% de su presupuesto y obliga a 'regalar' a Arda, Aleix, Mascherano y Deulofeu

JAVIER VARELA MADRID.

La llegada de Philippe Coutinho ha supuesto una alegría para Valverde y para los aficionados azulgranas, pero un quebradero de cabeza para las arcas de la entidad catalán. Con los 120 millones más 40 en variables que ha pagado el Barcelona por el jugador del Liverpool, el gasto en fichajes se le ha disparado al club en la presente temporada a 312 millones, cuando el pasado 13 de julio, Josep Maria Bartomeu, presidente, confesó que sólo tenían 60 millones para fichar en verano. Desde aquella frase, el Barcelona ingresó 222 millones por la marcha de Neymar al PSG y cuatro por el traspaso de Christian Tello al Betis, pero han incorporado a Coutinho, en el mercado invernal, además de a Dembélé, Paulinho, Semedo, Deulofeu y Marlon, aunque este último terminó por marcharse al Niza. El desfase entre las salidas y las llegadas es de 86 millones de euros, superando en 26 la cifra total destinada a refuerzos.

El gran problema del Barcelon no es ese desajuste entre lo invertido y lo recibido en fichajes y salidas, sino la masa salarial deportiva que debe soportar la entidad y que se ha disparado de forma alarmante en los últimos meses. Con la reciente llegada de Coutinho al Barça, el club va a alcanzar los 603 millones para pagar a sus equipos profesionales, una cifra que incluye los sueldos y las amortizaciones de los fichajes, además del coste de las secciones deportivas. Esos 603 millones, representan el 86% del presupuesto si se descuenta el dinero ingresado por el club por el traspaso de Neymar. Un porcentaje muy peligroso porque los máximos organismo deportivos aconsejan que el tope salarial debería situarse entre el 55 y el 70% del presupuesto total. La Liga publicó el pasado mes de septiembre los límites salariales de los 20 equipos de Primera, cuya clasificación encabezaba el Barcelona con 507 millones, que incluían los 18 del Barcelona B, límite que el filial blaugrana no podrá rebasar.

Uno de los objetivos es aligerar una plantilla que ya tiene 25 fichas y que ha puesto el tope salarial por encima del límite. La salida de jugadores, ya sea como traspaso o como cesión, no sólo supondría la llegada de ingresos, sino que permitiría reducir la masa salarial del club. En esa rampa de salida están Mascherano, que dejará 10 millones por su salida al Hebei Fortune chino, Arda Turan -el séptimo jugador mejor pagado de la plantilla- Gerard Deulofeu, Aleix Vidal o André Gomes. Denis Suárez, el que más novias tiene, se quedará en el Barça.

Así, el caso más complicado parece el del futbolista turco, con el que el Barça se daría por satisfecho con no embolsarse nada de un traspaso, pero a cambio ahorrarse la totalidad de la ficha. El Medipol Basaksehir de Estambul, actual líder de la liga turca por encima del Galatasaray y del Fenerbahçe, parece el mejor colocado para hacerse con sus servicios.

Otro que parece más cerca de salir es el canterano Deulofeu, cuyo destino puede estar en el Calcio italiano. El jugador prefiere marcharse al Inter (ya jugó en la ciudad), pero sin pagar traspaso mientras que en el Barcelona pretenden, al menos, recuperar los 12 millones que pagaron este verano para recuperarle. El Nápoles, que también se ha fijado en Denis, es el otro equipo que ha preguntado por Deulofeu y que estaría dispuesto a pagar por hacerse con sus servicios, pero el jugador quiere volver a Milán donde se revalorizó en el otro equipo de la 'capital de la moda'.

Mientras, Aleix -otro que ha contado con pocos minutos- podría haber sido ofrecido al Sevilla, aunque tiene bastantes pretendientes en Italia como la Roma, cuyo director deportivo es Monchi, es su principal valedor y estaría estudiando la posibilidad de ficharlo. Gomes, cuya ficha también es alta, es otro de los candidatos a salir y podría terminar en la Juve, que se ha mostrado interesada, que ve cómo la llegada de Coutinho le dejaría sin los pocos minutos que ha tenido hasta ahora y le podría complicar su presencia en Rusia con la campeona de Europa.

Pero si la secretaría técnica del Barcelona trabaja a destajo en las salidas en busca de una rebaja en la masa salarial, también lo hace en las llegadas y en las renovaciones. Yerry Mina reforzaría la zaga a cambio de 12 millones, compensados en parte con lo que el club recibiría por la venta de Mascherano. Mientras, Piqué y Sergi Roberto concluyen contrato en junio de 2019 y esperan la llamada de club para negociar al alza su continuidad en el equipo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos