La renovación de Messi, otro conflicto en el Barça

P. RÍOS

Barcelona. La mano de Ernesto Valverde se comienza a notar en el Barça. El equipo sigue en reconstrucción y puede que el once titular de septiembre no se parezca en nada al que derrotó 2-0 al Betis si llegan Seri (Niza) o Dembélé (Dortmund), quizás los dos fichajes que más encaminados están, con permiso de Coutinho (Liverpool) o Di María (PSG). Para entonces ya podrá jugar Paulinho y los lesionados Luis Suárez e Iniesta. Por eso lo interesante fue ver que el equipo dio una buena imagen, con ideas claras y jugando con un 4-2-3-1 que en otros tiempos hubiese sido considerado un sacrilegio. Ahora, hasta el entorno más purista ha entendido que hay que dar un paso atrás, rearmarse y practicar un sistema acorde a los jugadores, incluso con Messi de 'falso 9', como en la era Pep.

El argentino no tuvo fortuna en el remate, con tres postes, pero hizo un gran partido, comprometido como siempre en un día que amaneció el rumor de que el Manchester City podría pagar los 300 millones de euros de su cláusula. El propio club ha fomentado la publicación de noticias así como sus contradicciones respeto a la renovación del delantero argentino, que acaba contrato el 30 de junio de 2018. En su día se emitió un comunicado anunciando el acuerdo para su continuidad hasta 2021 y el presidente, Josep Maria Bartomeu, aseguró que el '10' ya había firmado.

Robert Fernández culminó el galimatías señalando que «sólo falta encontrar el momento para que Messi se siente a firmar». Joan Laporta se sumó al lío al decir que «si queremos que Messi continúe a gusto tenemos que echar a Bartomeu». El último en sumarse al acoso y derribo a Bartomeu fue Neymar. «Estoy muy triste con la directiva del Barça. No son gente que deve estar ahí».

Fotos

Vídeos